AP
17 de octubre de 2016 / 08:57 a.m.

NUEVA YORK.- Jonás Cuarón considera que la retórica de Donald Trump sobre los inmigrantes sin autorización valida los temores que inspiraron su película Desierto, que a ocho años de concebida parece tener más vigencia que nunca.

El filme, protagonizado por Gael García Bernal, sigue a un grupo de inmigrantes que buscan cruzar la frontera con Estados Unidos de manera ilegal cuando un justiciero estadounidense (interpretado por Jeffrey Dean Morgan) comienza a perseguirlos y asesinarlos.

"El guion lo empecé hace ocho años y me tardé tanto que él (García Bernal) siempre se burlaba de mí y me decía, 'no, ya papá, cuando salga no va a ser relevante'. Y lo triste es que, a unos meses de que se estrenara, pues apareció Donald Trump", dijo Cuarón en una entrevista reciente en Nueva York, a propósito de su estreno del viernes en Estados Unidos.

"Es que uno es muy optimista", señaló García Bernal, sentado a su lado.

"Uno piensa que jamás puedan existir estas cosas. La verdad, cuando empezó a salir este personaje uno decía, 'claro, ¿no?'. Pero después uno llega a entender que justamente él es una 'causalidad', es que es completamente sintomático de cómo piensa mucha gente en Estados Unidos", agregó.

Desierto llega a Estados Unidos a escasas semanas de unas elecciones presidenciales en las que el tema de la inmigración ha sido candente, sobre todo por las declaraciones del candidato republicano Trump, quien al lanzar su campaña se refirió a los mexicanos que entran al país sin autorización como violadores y delincuentes y advirtió que construiría un muro a lo largo de la frontera para contener el flujo de inmigrantes ilegales.

Ante estas declaraciones y con los hechos de violencia registrados alrededor del mundo en el último año, García Bernal opinó que la premisa de la película no es para nada descabellada.

"Incluso mucha gente dice 'pero bueno, ¿cuáles son las justificaciones para que este personaje haga lo que hace?'. No se necesita una justificación, y si se necesita pues nada más hay que ir a ver lo que está diciendo un candidato a la presidencia y eso es lo que es terrible

"Hay que ir a una persona que está haciendo algo realmente en serio, hablando de un tema sumamente urgente como la migración, donde están enfocándose y agarrando el peor camino que se puede tomar para resolver ese problema. Para resolver el problema hay que hacerlo desde la otra perspectiva, desde el otro punto de vista, que es un punto de vista mucho más empático, mucho más noble, mucho más de largo recorrido, mucho más complejo también", señaló.

"Tiene que haber un cambio brutal en este sentido y no solo es responsabilidad de nosotros los que somos de fuera, de otros países decirlo, sino desde Estados Unidos tiene que venir de una forma contundente, fuerte, un rechazo a ese discurso de odio y una incorporación y sobre todo apelar a que se discutan las cosas de una forma más ilustrada también", añadió.

Con Desierto México busca una nueva candidatura al Oscar a la mejor cinta en lengua extranjera. Cuarón, cuyo padre Alfonso Cuarón se alzó con el Premio de la Academia al mejor director en 2014 por Gravedad, que ambos coescribieron, expresó que todo el equipo reaccionó con gran entusiasmo a la selección de su nueva película.

"De por sí ya estábamos muy emocionados del estreno aquí en Estados Unidos, pues es un estreno en una fecha muy importante, a unas semanas de Halloween, entonces creo que la parte de terror va a funcionar muy bien, y a unas semanas de unas elecciones bastante de terror", expresó, agradecido de "poder llegar a este estreno con la bendición de la industria y la Academia en México".

Dijo que espera que el público estadounidense vea su film como una alegoría o una advertencia de a dónde se puede llegar como sociedad si se sigue promoviendo dichos discursos y retóricas de odio.

Las nominaciones a los Premios de la Academia se anuncian el 24 de enero.