NOTIMEX
16 de septiembre de 2016 / 02:12 p.m.

ESPECIAL.- Analistas liberales en Estados Unidos criticaron al comediante Jimmy Fallon por el trato que ofreció al candidato presidencial Donald Trump en un programa transmitido la noche del jueves, en que ‘humanizó’ a un político que promueve un discurso de odio.

Uno de los segmentos de la entrevista de Fallon, quien fue especialmente amable con un candidato que ha hecho de la invectiva una de las claves de su campaña, fue cuando el comediante despeinó la melena del republicano, lo que hizo parecer a Trump como un hombre afable con sentido del humor.

David Sims, comentarista de la revista Atlantic, señaló que aunque durante su carrera ha cultivado la empatía y evitado las confrontaciones, Fallon celebró los comentarios de Trump de manera absolutamente desproporcionada.

De acuerdo con Sims, el intercambio fue una “vergüenza” para Fallon, quien “se rió sonoramente de cada una de la líneas de Trump, a quien preguntó acerca de sus pasatiempos, esperanzas y sueños”, con lo que desaprovechó la oportunidad de cuestionar al posible próximo presidente de Estados Unidos.

Varios observadores coincidieron que pese a que Fallon evitaba las entrevistas difíciles, uno de sus antecesores en los programas de comedia, David Letterman, había logrado mantener un equilibrio entre la crítica y la comedia, incluso con el propio Trump.

“Fallon no es Letterman, y nunca lo será ni parece querer serlo. Pero eso no significa que lo dejemos de criticar por humanizar a mentiroso en serie y a un bien documentado xenófobo, racista y misógino”, aseguró Maxwell Strachan, en el sitio The Huffington Post.

Mientras tanto, Steven Thrasher, del diario The Guardian, afirmó que no resulta gracioso darle una pátina de comedia a un hombre que ha desatado fuerzas peligrosas, en especial contra las personas de color y los inmigrantes en Estados Unidos.

“Ha catalogado a los mexicanos como violadores, propuesto evitar la entrada al país a musulmanes, y tratado con condescendencia e insultado a los afroamericanos mientras pretende ser una nueva esperanza potencial”, apuntó Thrasher.

El analista comentó que al “suavizar el odio de Trump con comedia”, los simpatizantes del republicano podrían ahora argumentar que varias de sus más perniciosos comentarios son bromas o que son parte del sentido del humor de su candidato.

Asimismo, el republicano logró interferir en el ciclo noticioso del día, justo cuando se retractó de su largamente mantenida teoría de que el presidente Barack Obama no nació en realidad en Estados Unidos.

“Como resultado, Fallon logró presentarse como un poderoso hombre blanco protegiendo a otro poderoso hombre blanco”, fustigó Thrash.