4 de mayo de 2014 / 02:06 p.m.

Víctima de un infarto fulminante murió el actor, comediante y escritor Luis Ernesto Cano, confirmó su hermano Alejandro, quien cumpliendo el deseo del histrión de no visitar una capilla a su muerte lo despidió con sus amigos en el escenario del Centro Cultural 1, donde pasó momentos importantes de su carrera.

"Tuvo un infarto fulminante, lo encontramos en su cama boca abajo,  con el teléfono en la mano, lo que nos hace pensar que se sintió mal, quiso agarrar el teléfono y ya no le dio tiempo. Ya estaba muy enfermo, tenía cáncer de próstata, cáncer de riñón y pulmón. No se quiso tratar", declaró su hermano, quien asegura que no sufrió los estragos del cáncer.

Entre los asistentes al último adiós al actor se encontraban Eugenio Derbez, quien recordó sus inicios al lado de Luis Ernesto;  Lolita Cortés, Pepe Magaña, Gloria Izaguirre y  Jesús  Ochoa fueron otros de sus amigos que acudieron al teatro y no daban crédito de su deceso.

La noticia de la muerte de Cano, conocido como el "tercer Mascabrother" fue confirmada por Freddy Ortega y Alejandro Gou mediante Twitter; el suceso sorprendió a Silvia Pinal, Jorge Ortiz de Pinedo, Moisés Suárez y Carlos Benavides, entre otros, quienes conocieron el trabajo del comediante y coinciden en el gran hueco que deja su pérdida en el mundo actoral.

"Se nos fue el corazón con la pérdida de nuestro genio, mentor, pero sobre todo hermano Luis Ernesto Cano… Te amo", escribió Freddy Ortega en su cuenta de Twitter, mientras que Germán, su hermano, declaró el sentimiento que aqueja a sus allegados, "nuestro sentir es obvio, es un dolor muy fuerte, es una pérdida muy fuerte".

A los 12 años Cano comenzó su carrera artística en la obra de teatroMame, donde compartió créditos con Silvia Pinal y Moisés Suárez. Tiempo después participó en programas como Cachún, cachún, ra, ra, Qué nos pasa, Anabel, La parodia, donde volvió inseparable de los hermanos Ortega, con quienes realizó diversos proyectos.

"Era un buen actor, una buena persona y es una sorpresa muy desagradable", reconoció Silvia Pinal, quien compartió que "trabajé con él en Mame. Murió muy joven, me toma por sorpresa".

Una de las mancuernas más sólidas en sus inicios la formó al lado de Eugenio Derbez, "era un hombre gracioso y divertido. La primera vez que a mí me sorprendió fue cuando me invitó a verlo al Hotel Fiesta Americana a un bar que se llamaba Las Sillas, donde tenía un show con  Derbez. Trabajaban juntos, él hacía sus sketches, sus personajes, era un hombre con muchísimo talento", relató Ortiz de Pinedo.

Agencias