NOTIMEX
26 de octubre de 2016 / 03:29 p.m.

MÉXICO.- La actriz Tessa Ia incursiona en la música con su álbum debut Correspondencia, que saldrá a la venta este viernes en formato físico y digital, con el cual convergen sus facetas histriónicas y literarias.

Explicó que las mismas herramientas que aprendió en la actuación las utilizará ahora como cantante, ya que tiene que aprender a trabajar con la voz y el cuerpo.

"Todas esas cosas que te hacen lo que eres, tienes que aprender a usarlas de manera totalmente diferente; cambia mucho estar en el escenario, pues ahora no hay una cuarta pared, porque estaré diciendo a la gente letras que yo escribí", declaró.

La protagonista de la película Después de Lucía dejó en claro que desea crecer como persona y salirse de su zona de confort.

Indicó que decidió emprender este proyecto musical porque en estos momentos no quiere tomar una labor actoral con la que no se sintiera identificada; sin embargo, desea tener las bases de ambos mundos.

"Creo que la actuación y la música son dos cosas que quiero llevar a la par, si en algún momento no me siento cómoda con alguno, tengo el otro y ni siquiera limitarme a estas dos.

"Literalmente me gusta poder sentir que si mañana quiero ser contadora y trabajo lo suficiente para poder serlo, lo haré, sé que hay que trabajar mucho para lograr los sueños de uno", subrayó.

Una de sus metas a largo plazo es dar conciertos masivos, pero antes de pensar en grandes escenarios, comentó que está feliz tocando en pequeños bares.

También confesó que le gustaría cantar en el Teatro Metropólitan e irse de gira a otra ciudad del país, pues le interesa que la mayor cantidad de gente escuche su música, que ha hecho a partir de los 19 años cuando le regalaron un ukulele, con el cual musicalizó algunos de sus poemas.

La hija de la actriz Naiela Norvind, quien estará el 5 de noviembre en el Festival Catrina 2016, en Puebla, mencionó que una experiencia gratificante fue haber cantado en el Auditorio Nacional, junto al grupo Los Ángeles Azules.

"Fue una locura, porque fueron 10 mil personas, es muy intimidante, pero muy satisfactorio", concluyó.