23 de octubre de 2013 / 09:51 p.m.

Dublín.- Las autoridades irlandesas devolverán lacustodia de una niña de 7 años a una pareja de rumanos gitanos, después de que las pruebas de ADN confirmaron que es su hija biológica, según informó la familia.

En declaraciones a los medios, una de las hermanas de la niña, de 21 años, explicó que su madre no ha podido comer ni dormir durante las dos noches que la pequeña permaneció bajo la tutela del Servicio de Salud irlandés (HSE).

"Lo más importante es que vuelve a casa", dijo la joven, quien respaldó los llamados efectuados por organizaciones de derechos humanos para que se investigue este y otro caso similar ocurrido con apenas dos días de diferencia.

Tras la polémica suscitada, el Gobierno irlandés defendió su decisión de retirar la custodia de dos menores a familias gitanas por dudas sobre su identidad, mientras organizaciones de inmigrantes alertaron sobre los riesgos de discriminación racial.

La aparición de dos casos similares al de la niña de rasgos escandinavos generó un intenso debate sobre los supuestos prejuicios raciales en Irlanda

En pocas horas, la aparición de dos casos similares al de la niña de rasgos escandinavos hallada en un campamento de gitanos en Grecia la pasada semana generó un intenso debate en Irlanda sobre la actuación de sus autoridades y los supuestos prejuicios raciales de este país.

La titular irlandesa de Asuntos del Menor, Frances Fitzgerald, afirmó  que, cuando la Policía o los trabajadores sociales toman la decisión de poner a niños bajo la tutela del Estado, lo hacen siempre por su bienestar y protección y de acuerdo con la legislación vigente.

María, El ángel Rubio

El lunes la Policía irlandesa (Garda) retiró en Dublín la custodia a una pareja gitana de una niña de 7 años, rubia y de ojos azules, que permanece aún bajo control de Servicio de Salud irlandés (HSE).

Un día después, las fuerzas del orden visitaban a una pareja gitana en la localidad de Athlone (centro del país) y les quitaban la custodia de un niño de 2 años también rubio, que tras pasar una noche en un centro del HSE fue hoy devuelto a sus padres.

Ninguno de los cuatro progenitores ha sido detenido y, en ambos casos, las parejas se han sometido a pruebas de ADN para confirmar la identidad de los pequeños, cuyos resultados se conocerán entre hoy y mañana.

También en ambos casos las visitas de los agentes de la Garda se produjeron después de ser alertados por vecinos, lo que para algunos demuestra un exceso de celo.

Esa es la opinión del director ejecutivo del Centro Europeo de Derechos (de la etnia) Roma, Dezideriu Gergely, quien dijo que está preocupado además por la cobertura informativa de los casos en Grecia e Irlanda, lo que ha llevado, en su opinión, a caer en generalizaciones y asociaciones peligrosas.

En declaraciones a la cadena pública RTE, Gergely aseguró hoy que las informaciones periodísticas deben basarse en "hechos" y no en "presunciones" sobre la comunidad gitana, al tiempo que el énfasis, dijo, recae a menudo sobre su supuesta criminalidad.

Recordó, asimismo, que no conviene olvidar que algunos miembros de esta etnia tienen la piel clara y el cabello rubio.

"La preocupación respecto a estos casos es que, de una manera u otra, si no se abordan desde todos los ángulos posibles, se puede caer en la trampa de culpar a toda la comunidad por algo", señaló Gergely.

Por su parte, el Consejo de Inmigrantes de Irlanda instó al Gobierno de coalición entre conservadores y laboristas a que detalle cuáles son las medidas adoptadas para que las autoridades no caigan en la discriminación racial.

EFE