Notimex
2 de marzo de 2014 / 01:26 p.m.

Madrid.- El cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu reveló las dificultades que tuvo su amigo y colega Alfonso Cuarón para poder llevar a cabo el proyecto de "Gravity", con la que compite por los Premios Oscar, destacó hoy el diario español El País.

Señaló que ante su éxito inminente, será fácil para muchos pensar que el viaje al espacio de "Gravity" fue placentero, pero "nada más lejos de la realidad".

Aseguró que "las duras circunstancias familiares, personales y profesionales de Alfonso fueron parecidas a las de esa mujer en el espacio".

"Basura física y metafísica, desechos del miedo, avaricia, ignorancia y muchos de esos elementos que conforman la sublime y pútrida industria del cine industrial, se alinearon como proyectiles que impactaron contra su nave", afirmó.

Anotó que ante tales circunstancias, y tras “Children of Men”, Alfonso, el hombre, se dedicó y vivió para sus hijos.

González Iñárritu, director de películas como “Amores perros”, “21 gramos” y “Biutiful”, expuso que lo más admirable de estos ocho años no es el resultado, sino la altura y la calidad humana con la que Cuarón recorrió el camino.

Expresó que "aunque la vida de todos es constantemente impactada por basura kármica, no todos tenemos la habilidad o la práctica de la consciencia para responder y abortar la misión: perdernos en un hoyo negro, o activar el botón de la autodestrucción integrado en el panel del pánico, victimización y resentimiento".

Aseguró que de hecho, un número importante de los inversionistas vendió, una semana antes del estreno, un alto porcentaje de “Gravity” para salvarse de la catástrofe que veían venir.

El cineasta hizo hincapié en que el miedo, que no es sino ignorancia, reina en una industria tomada por los conglomerados corporativos, Wall Street, y los contadores que manejan fondos millonarios de inversión y cuyo fin no es hacer cine, y mucho menos arte, sino mucho dinero sin riesgo, rápido y fácil.

Sin embargo, el director de cine dejó claro que "hacer cine no es tener dinero sino saber mirar" y añadió que "en otras palabras, Alfonso y su nave estuvieron en el espacio y a la deriva".

Para González Iñárritu, si bien hablar, criticar o elogiar los méritos formales que tiene su obra es ya una obviedad, es necesario resaltar que Cuarón es un grande no por lo que se ve en pantalla, sino por lo que no se ve y pocos saben.

Seguro de que esta noche tras la ceremonia de los Premios Oscar "correrá a pasto el tequila" y prometiendo encargarse de que Cuarón llegue bien a casa, el también director de "Babel", puntualizó que "Alfonso es un gran director. Pero es aun mejor maestro".