19 de mayo de 2013 / 07:36 p.m.

Toronto • Nigel Wright, jefe de Gabinete del primer ministro canadiense, Stephen Harper, dimitió hoy tras hacerse público que pagó miles de dólares a un senador acusado de defraudar al erario público.

El primer ministro canadiense emitió un breve comunicado en el que señaló que ha aceptado la dimisión de su mano derecha.

"Con gran pesar he aceptado la dimisión de Nigel Wright como mi jefe de Gabinete. Acepto que Nigel creía que estaba actuando en el interés público, pero entiendo la decisión que ha tomado al dimitir", dijo Harper.

"Quiero agradecer a Nigel por su enorme contribución a nuestro Gobierno durante los últimos dos años y medio", añadió Harper.

Por su parte, Wright emitió otro comunicado en el que reconoció que su dimisión es consecuencia directa de sus acciones en relación con el pago de miles de dólares a un senador.

Wright también dijo que Harper no tenía conocimiento de sus acciones.

"No avisé al primer ministro de cómo se habían pagado los gastos del senador (Mike) Duffy, ni antes ni después de hacerlo", explicó Wright.

La dimisión de Wright, que como jefe de Gabinete de Harper era el hombre con más poder después del primer ministro, es la última saga del creciente escándalo sobre gastos que implican a varios senadores nombrados por el gobernante Partido Conservador.

Los senadores Patrick Brazeau, Pamela Wallin y Mike Duffy, todos nombrados personalmente por Harper, están acusados de defraudar decenas de miles de dólares al erario público al reclamar gastos personales como públicos.

En el caso de Duffy, un antiguo periodista, el senador conservador señaló que su principal residencia se encontraba a miles de kilómetros de la capital canadiense, Ottawa, donde se encuentra el Parlamento, lo que le permitió reembolsarse decenas de miles de dólares en concepto de alquiler de una segunda vivienda.

Una auditoría reveló que, desde hace décadas, la principal residencia de Duffy se encuentra en Ottawa, por lo que el senador se vio obligado a devolver alrededor de 90 mil dólares canadienses (87 mil 518 dólares estadunidenses) que había recibido en concepto de subsidio a la vivienda en la capital canadiense.

Tras devolver el dinero, Duffy aseguró que había tenido que solicitar un préstamo a un banco para pagar la suma.

Pero la semana pasada se supo que había sido Nigel Wright, que ha sido la mano derecha de Harper desde enero de 2011, quien había pagado la deuda de Duffy con su propio dinero.

Ante las crecientes críticas, el jueves Duffy abandonó el Partido Conservador.

El viernes, el primer ministro reafirmó su "total confianza" en Wright y negó que su jefe de Gabinete fuera a presentar la dimisión.

Wright dijo en su comunicado que había pagado el dinero que debía Duffy "para asegurar la devolución" de las cantidades. Pero su explicación no parece haber satisfecho a nadie.

Harper llegó al poder en 2006 prometiendo mano dura contra la corrupción y los excesos cometidos por el hasta entonces gobernante Partido Liberal, así como una mayor transparencia.

Pero varios escándalos, especialmente el relacionado con los gastos de senadores nominados por Harper, están minando la imagen de responsabilidad financiera del Gobierno conservador.

EFE