20 de febrero de 2013 / 02:19 p.m.

Roma • El primer ministro búlgaro Boyko Borisov anunció hoy su renuncia al cargo y la de todo su gabinete, tras la serie de protestas que generó el alza a las tarifas de electricidad en la capital Sofía y otras ciudades del país.

Dimito ante la amenaza de que las protestas se conviertan en hechos sangrientos, dijo en una sesión del Parlamento ante el cual anunció su renuncia que se hará efectiva al medio día de este miércoles, señaló un reporte de la agencia Focus.

Las últimas manifestaciones se realizaron la víspera y en Sofía se saldaron con 25 detenidos así como 14 heridos, pero hubo también en Blagoevgrad, Burgas, Varna, Veliko Tarnovo y otras ciudades búlgaras, señaló la agencia Novinte.

Además, temprano este miércoles un hombre se inmoló en la ciudad de Varna, aunque no está claro si su decisión fue una protesta por las alzas, como sucedió el lunes en un incidente similar en Veliko Tarnovo.

"No voy a participar en un gobierno en el que la policía golpea a la gente ", explicó Borisov y agregó que el poder les fue entregado por el pueblo y "hoy se lo regresamos".

"Cada gota de sangre es una vergüenza para nosotros", acotó.

Luego de una semana de protestas, el lunes Borisov había anunciado la destitución del viceprimer ministro Simeon Djankov, encargado de Economía y Finanzas, y quien había encabezado la política de austeridad.

Las protestas iniciaron el fin de enero pasado, cuando las facturas de la electricidad comenzaron a llegar con aumentos producto de la liberación del mercado eléctrico búlgaro, su distribución en tres zonas y su asignación al mismo número de empresas privadas.

En promedio las facturas llegaron con un cargo de 100 euros, mientras el salario medio búlgaro es de 387 euros mensuales, el más bajo de la Unión Europea UE).

Borisov había anunciado la víspera el retiro de la concesión a la eléctrica checa CEZ, que atiende el oeste del país con 1.9 millones de clientes, así como una baja en las tarifas de ocho por ciento a partir de marzo.

Por el momento se ignora si el próximo julio se realizarán las elecciones generales que estaba previstas.

EFE