4 de marzo de 2013 / 07:00 p.m.

Washington DC -Baltimore • El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró hoy que "la diplomacia no ha funcionado" a la hora de detener el programa nuclear de Irán y pidió a EU y sus aliados combinarla con "una amenaza militar clara y creíble".

"Las palabras por sí solas no detendrán a Irán. Las sanciones por sí solas no detendrán a Irán. Es necesario combinar las sanciones con una amenaza militar clara y creíble", dijo Netanyahu en una intervención vía satélite ante el principal grupo proisraelí en Washington, el Comité Estadounidense de Asuntos Públicos de Israel (AIPAC).

El líder israelí consideró que Irán "aún no ha cruzado la línea roja" que él marcó en un diagrama durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado, con el que ilustraba su convicción de que Teherán podría tener suficiente uranio enriquecido para lograr un arma nuclear antes de mediados de 2013.

"No la ha cruzado aún, pero se está acercando, y se está poniendo en una posición de superar esa línea roja muy rápido. No podemos permitir que lo haga. Debemos parar su programa nuclear antes de que sea demasiado tarde", insistió.

Netanyahu consideró necesario admitir que "la diplomacia no ha funcionado", porque "Irán ignora todos los esfuerzos y enriquece cada vez más y más uranio" en un programa que, según Estados Unidos e Israel, tiene naturaleza militar, algo que Teherán niega.

Reiteró la idea que expresó el domingo, cuando dijo que las últimas negociaciones de la comunidad internacional con Irán son una estratagema de Teherán para ganar tiempo en su programa nuclear, al señalar que el régimen de Mahmud Ahmadineyad está "agotando el tiempo en el reloj" hasta completar su supuesto objetivo atómico.

En cuanto a Siria, alertó de que "a medida que el régimen" de Bachar Al Asad "se colapsa, grupos terroristas como Hizbolá y Al Qaeda" tratan de controlar sus armas químicas, y los comparó con "un grupo de hienas comiéndose un cuerpo que ni siquiera está muerto".

"Estos grupos terroristas están comprometidos con la destrucción de Israel", afirmó.

Respecto al proceso de paz con Palestina, Netanyahu indicó que "debe estar anclado en términos realistas y en la seguridad", y recordó que Israel "ya perdió territorio cuando se retiró del Líbano y Gaza", y se ha encontrado a cambio con más actividad de grupos terroristas en la región.

"Como primer ministro de Israel, nunca negociaré con nuestra seguridad", aseveró, y añadió que "en este Oriente Medio, una paz que no podamos defender no durará más de cinco minutos".

Netanyahu se mostró "deseoso" de recibir al presidente estadounidense, Barack Obama, en su primera visita a Israel dentro de unas semanas, y aseguró que además de hablar con él sobre Irán, Siria y el proceso de paz, le mostrará "otra cara" de su país, la del desarrollo económico y científico.

El líder israelí se disculpó por no haber asistido en persona a la conferencia en Washington, al estar inmerso en las negociaciones para tratar de formar una coalición de Gobierno.

"Si podéis, no adoptéis el sistema de Gobierno de Israel", bromeó el primer ministro, que enfrenta dificultades en la negociación con los partidos Habait Hayehudí y Yesh Atid tras las elecciones generales de enero.

EFE