1 de mayo de 2013 / 03:09 p.m.

La trifulca se desató cuando el oficialismo aprobó una moción para silenciar a sus detractores “"si no reconocen a Maduro"”.

Caracas • Diputados chavistas y opositores de Venezuela se acusaron mutuamente por las agresiones que dejaron al menos 11 legisladores heridos tras la sesión parlamentaria de ayer, en la que los oficialistas negaron el derecho de palabra a los detractores del gobierno por desconocer al presidente Nicolás Maduro.

“No soy el único golpeado, han golpeado a varios diputados, hay que responsabilizar directamente al señor Diosdado Cabello"”, presidente de la Asamblea Nacional, “"que quiere someternos a un examen hasta que nosotros reconozcamos a Nicolás Maduro"”, dijo el legislador Julio Borges, luciendo golpes en el rostro, en el canal privado Globovisión.

“"Lo que hicimos fue sacar en silencio esta pancarta: ‘Golpe al parlamento’”, explicó Borges, describiendo que luego fueron golpeados por varios parlamentarios oficialistas y destacando que no entiende “"que a un diputado que fue electo por votos se le niegue el derecho de palabra."”

Pero la oficialista Odalis Monzón también denunció haber sido “atacada por la bancada opositora” y agradeció a sus compañeros por “defenderla”, en declaraciones al canal oficial de la Asamblea Nacional.

Justo antes de que se desatara la violencia, la mayoría chavista de la Asamblea votó a favor de quitar el derecho de palabra a los diputados opositores, alegando una medida de reciprocidad por el desconocimiento opositor a la victoria de Maduro en los comicios del 14 de abril.

Tras la votación, se escucharon pitos y gritos de los opositores —que protestaban por la medida—, que no pudieron ser vistos porque está prohibido el acceso de periodistas al hemiciclo y las cámaras del canal de la Asamblea enfocaron el techo y las paredes antes de suspender sus transmisiones.

“"Mientras aquí en esta Asamblea Nacional no sean reconocidas las autoridades, las instituciones de la República (...) los señores de la oposición tendrán que ir a declarar a Globovisión, a (el diario) El Nacional, pero no aquí"”, dijo Cabello, antes de que fuera suspendida la sesión.

La medida de suspender la palabra a los opositores, a quienes ya se les negó ese derecho la semana pasada, fue votada a petición del diputado oficialista Pedro Carreño, que en rueda de prensa posterior también denunció que oficialistas habían sido agredidos por sus pares.

“"Es inconcebible que a estas alturas todavía la bancada de la derecha quiera desconocer la voluntad del pueblo. Hacemos un llamado a la oposición a que se metan en el redil de la democracia"”, dijo Carreño, que invitó a la oposición a una reunión hoy para resolver sus diferencias.

Canciller “"impertinente"”

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, llamó “impertinente"” al ministro de Asuntos Exteriores español, José García Margallo, por ofrecerse como mediador para bajar la tensión en su país tras los comicios del 14 de abril.

“"Ha salido el canciller de España a decir que él está listo para venir a mediar en Venezuela. Señor, no venga a mediar en Venezuela, vaya a las calles a responderle a la clase obrera española, a la que ustedes le han quitado los derechos"”, dijo Maduro en radio y televisión.

“"Canciller, saque sus narices de Venezuela, canciller español fuera de aquí, canciller español impertinente"”, dijo también Maduro.

El lunes, García Margallo dijo a periodistas en Washington, tras participar en una reunión de la OEA, que “España está siempre dispuesta a aproximar posiciones en cualquier región del mundo (...) y esa posibilidad es mayor en países con los que tenemos unos lazos tan importantes, como los iberoamericanos y Venezuela”.

España reconoció la victoria de Maduro pero solo después de que se desatara un incidente diplomático entre Caracas y Madrid ante dudas por los resultados expresadas por el gobierno español. (EEF/Caracas)

AGENCIAS