Conoce todos los detalles de este gran espectáculos en nuestra galería:
31 de marzo de 2014 / 07:43 p.m.

México.- Pese a la lluvia con granizo que cayó por la tarde y el frío que azotó durante la noche en el Foro Sol de la capital mexicana, más de 70 mil personas disfrutaron al máximo el último día de actividades del 15 Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino.

Desde las 14:00 horas y hasta la una de la mañana de este lunes, más de 40 exponentes de la música interpretaron su repertorio en los cinco diversos escenarios colocados a lo largo y ancho del recinto de la Magdalena Mixhuca.

La cuarta y ultima fiesta del Vive Latino 2014 arrancó con la puntualidad estipulada, a las 14:05 horas en el escenario Unión Indio, con la participación de Los Rumberos de Boston.

Ante un mínimo de público, minutos después hizo su arribo la banda Rastrillos en el principal Indio; Clubz en la Carpa Rockampeonato, Sangre Maíz en la Carpa Intolerante y hasta las 16:00 horas arrancó la actividad en la Carpa Gozadero Doritos con el Sonido Superchango.

Para las 15:00 horas, la lluvia acompañada de granizo se hizo presente, lo cual retrasó la llegada del público, ya sea a través del Sistema Colectivo Metro, a pie o en automóvil. Sin embargo, los centenares de personas que ya se congregaban tomaron las inclemencias del tiempo con la mejor actitud.

Entre risas, gritos, baile y saltos algunos vibraron al ritmo de Chocquib Town, Los Cafres, Standstill, The Sexican y Saoko. Otros optaron por quitarse la playera y hasta los pantalones para que no se les mojaran.

Del otro lado estaban los que habían adquirido un impermeable de plástico a los vendedores ambulantes que hicieron su “agosto”. Unos más se resguardaban en el techo de los locales aledaños a las explanadas, pero sin dejar de cantar y el resto, de plano levantó la alfombra colocada en el piso o césped, para cubrirse de la lluvia.

Cuando Amandititita y La Gusana Ciega hacían su presentación, las gotas que caían del cielo disminuían de intensidad y los fans de la llamada “Reina de la anarcumbia” se emocionaron con temas como “Metrosexual” y “La muy muy”. También cantó a dúo con el grupo Kinky, donde toca su esposo, el músico Ulises Lozano.

La Gusana Ciega padeció de un sonido mal ecualizado en el foro Indio, pero no obstante, sus integrantes brindaron un espectáculo de calidad conformado por sus grandes éxitos y temas nuevos que incluirán en su próximo disco.

“Prometieron que iban a aventar sus brasieres”, exclamó el vocalista Daniel Gutiérrez. “No se vale que se queden a medio camino, mándenlos para adelante”, añadió para terminar su show con “Tornasol” y “Me vas a ver llorar”.

Silverio cumplió su promesa e hizo un explosivo dueto con Laura León, a través del éxito "Suavecito". Cuando “La Tesorito” ya no estaba en escena, el cantante y Dj cantó “Perro” y “Yepa, yepa, yepa” mientras se iba despojando de su atuendo dorado y rojo hasta quedar en sus tradicionales calzoncillos.

La conducta de “Su Majestad Imperial” fue imitada por una mujer en ropa interior y tres hombres cargados en hombros, pero sólo uno de ellos quedó completamente desnudo y así, comenzó a bailar.

El espectáculo se mantuvo a tono cuando Silverio introdujo el micrófono al interior de su truza roja y después mostró al público sus partes íntimas aunado a la infinidad de insultos que lanzó al público.

El cantante Cristian Castro sorprendió al aventarse un “palomazo” con Band of Bitches, grupo que se presentaba en el foro Momentos Indio. El apodado "Gallito feliz" subió al escenario para interpretar "Beso negro", sencillo que promueve su banda de rock alternativo denominada La Esfinge.

Sin embargo, su presentación pasó casi inadvertida debido a la mala calidad en el sonido, pues su voz no se oía con claridad y algunos que pasaban por ahí, le arrojaron objetos.

Castro estuvo acompañado del baterista César "Vampiro" López y lució ataviado de negro con gafas oscuras y gorro.

El Festival Vive Latino vivió su día más versátil también con la presencia de Ramón Rojo, líder de Sonido La Changa, quien puso a bailar al público de la Carpa Gozadero Dancing Club con distintos temas salseros.

Sobre este espectáculo, un asistente del público comentó que fue interesante ver que “hubo una comunión de culturas de México que están un poco separadas”.

El escenario fue adornado a sus costados con algunos grafitis, también acudieron los integrantes de “Cesar y sus Pitufos”, un grupo que representa a los bailarines del ambiente sonidero del Distrito Federal.

Ya sin lluvia, pero con una baja intempestiva en la temperatura y tras nueve años de su separación, la banda chilena La Ley se reencontró en el Vive Latino, donde se impuso ante miles de fans.

"Buenas noches, México. Somos La Ley y estamos de regreso", expresó el vocalista Beto Cuevas.

Después de interpretar temas como "Día cero", "Olvidar", "Mentira", "Paraíso", "Aquí" y "Cielo Market", los músicos cerraron de manera apoteósica al hacer dueto con Ely Guerra en "El duelo", momento que hizo recordar al público aquella exitosa grabación para el disco MTV Unplugged de 2004.

A la misma hora, pero en el escenario Unión Indio, estaban los Rebel Cats, grupo que trae el rockabilly en las venas e invitó a Jay de la Cueva para cantar juntos.

"Sacúdanse la flojera" gritó el vocalista de Moderatto, quien no soltó su guitarra eléctrica. Previó a su aparición subieron a la tarima Álvaro Henríquez, integrante del grupo Los Tres; Dr. Shenka, de Panteón Rococó, y Marcela Viejo, de Quiero Club.

El grupo británico Placebo llegó puntual al Foro Sol para ofrecer uno de los últimos "shows" de la edición 15 del Vive Latino. Durante una hora con 15 minutos, Brian Molko, junto con sus Stephan Olsdal y Steve Forrest, cumplieron el sueño de miles de fans.

"Gracias buena noche, amigos, amigas, muchachos, muchachas, mi nombre es Brian y el nombre de mi grupo de rock es Placebo", dijo el cantante en español después de interpretar "For what it’s worth", "Loud loke love" y "Twenty Years".

Una explosión de colores se asomó en la pantalla principal del Escenario Indio. La producción también incluyó constantes juegos de luces blancas que prendían al ritmo de temas como "Every you every me", "Too many friends" y "Scene of the crime".

Julieta Venegas puso a cantar y bailar al público que pese al frío continuaba celebrando. Con acordeón en mano o al piano, la artista de 43 años interpretó "Bien o mal", "Eres para mí", Andar conmigo", "Algo está cambiando" y "Me voy". Con Camila Moreno hizo dueto en "Sería feliz".

"Para mí es muy importante tocar en el Vive Latino porque significa muchas cosas en mi carrera. Gracias por estar de nuevo aquí, por tanto cariño. Muchísimas gracias, nos vemos pronto", expresó la cantautora.

La banda mexicana Zoé entregó “magia pura para el corazón” durante su concierto. Melodías como "No hay dolor", "Paula", "Vía láctea", fueron parte de su repertorio.

"Muchísimas gracias, querido México", dijo Larregui, vocalista de la agrupación antes de "Labios rotos" y explicó que por la insistencia de sus seguidores sacaron del baúl de los recuerdos algunas canciones.

Con su amplio repertorio musical, que suma más de 30 años de trayectoria artística, el cantautor argentino Fito Páez impartió cátedra de rock en el último día, compartiendo “El amor después del amor”, "11 y 16", "Al lado del camino", "Llueve sobre mojado" y "Circo beat".

Todas fueron coreadas por el público, en su mayoría jóvenes, aunque también algunos contemporáneos que para esta hora de la noche ya habían cambiado la cerveza y el tequila por una taza de café, a fin de aminorar los estragos del frío. "Buenas noches a toda la gente de aquí: Salud, dinero y amor", pronunció el artista.

Enanitos Verdes unió a generaciones cuando convocó a una multitud en el Foro Sol. Frente al Unión Indio había adolescentes, jóvenes y cuarentones que se hermanaron con los sonidos provenientes de los instrumentos de la banda, conformando así un coro monumental que acompañó a varios de sus éxitos.

"Besos violentos", "No me dejes caer", "Guitarras blancas", "Eterna soledad", "El guerrero", "Luz de día", "Tu cárcel" y "La muralla verde" fascinaron a la gente, hasta que llegó el cierre con su gran clásico “Lamento boliviano”, que interpretó su invitado especial, Jay de la Cueva, quien más tarde se tomó un “selfie” con los asistentes.

La mezcla de música electrónica en sincronía con gráficos en pantallas de LED y efectos especiales logró un cierre espectacular de la 15 edición del Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino con 2ManyDJS y el reloj marcando la una de la mañana.

La explanada y gradas frente al escenario principal Indio se convirtieron en una gran pista de baile, pero también en el espacio ideal donde grupos de amigos y familiares se abrazaron para posar frente a su cámara fotográfica e inmortalizar el momento.

El Vive Latino es el festival de rock más importante de Latinoamérica, un escenario obligado para los músicos más reconocidos de la región.

NOTIMEX