17 de mayo de 2013 / 07:00 p.m.

Estambul • El jefe rebelde sirio que causó conmoción en todo el mundo por las imágenes de video en las que se lo ve arrancándole al corazón a un soldado muerto, Jalid al Hamad, intentó justificar su acción mediante otro video difundido hoy en YouTube por sus correligionarios.

Ante la pregunta de si está arrepentido, dijo: "Estoy dispuesto a ser castigado por mis acciones si (el presidente) Bashar al Assad y sus milicianos Shabiha también son castigados por los crímenes que practican contra nuestras mujeres y niños". Añadió que las crueldades de las tropas de gobierno y de las milicias pro Assad lo llevaron a mutilar el cadáver.

El combatiente, que es conocido bajo el nombre de Abu Sakkar, dijo: "Si el baño de sangre no termina, todos los sirios serán como Abu Sakkar". En ningún momento habló de arrepentimiento.

El video, en el que se ve también al rebelde rezando una oración islámica, fue grabado al parecer en los alrededores de la ciudad de Homs.

A principios de la semana, el video de la mutilación causó conmoción mundial. En él se ve a Al Hamad insultar al hombre muerto, al que luego quita el corazón y el hígado y luego hace como que los muerde. Al Hamad es comandante de la brigada Omar al Faruk de Homs.

DPA