11 de noviembre de 2013 / 08:43 p.m.

Varsovia.- Siete agentes heridos, dos automóviles quemados y una treintena de radicales detenidos -algunos cuando intentaban acceder a la embajada rusa- fue el resultado de la marcha ultranacionalista en Varsovia con motivo del día de la Independencia de Polonia.

Ante la posibilidad de que se produjeran disturbios en la capital polaca después de que el año pasado se produjeran cerca de 200 detenciones y más de veinte agentes resultaran heridos, el Ministerio del Interior había desplegado un dispositivo más fuerte, en especial en las proximidades de la legación rusa.

200detenciones se produjeron el año pasado con motivo de la recuperación de la Independencia de Polonia, por lo que este año fue desplegado un dispositivo de seguridad mayor

Los agentes tuvieron que utilizar cañones de agua para evitar que algunos radicales saltaran la reja que rodea la delegación diplomática de Rusia, país que suele ser objetivo de la ira de los grupos ultranacionalistas polacos.

Varios manifestantes lograron quemar al menos dos vehículos en las cercanías de la embajada rusa, a la que arrojaron piedras, petardos y bengalas.

También, en una céntrica plaza de Varsovia prendieron fuego a una bandera con los colores del arcoíris, símbolo del colectivo homosexual.

"Es vergonzoso que estos vándalos acaben con la reputación de Polonia", aseguró el primer ministro polaco.

Los incidentes fueron provocados en su mayoría por asistentes a la llamada "marcha por la Independencia", que reúne desde colectivos de extrema derecha hasta movimientos ultraconservadores.

A media tarde local las autoridades ordenaron disolver la marcha, en la que, según sus organizadores, participaron unas 10 mil personas y que, conforme avanzaba la jornada, adquiría tintes cada vez más violentos.

Los disturbios empañaron una jornada festiva en Polonia, donde hoy se celebra la recuperación de su independencia el 11 de noviembre de 1918, después de más de un siglo durante el cual el permaneció dividido entre Prusia, Rusia y el imperio Austro-Húngaro.

EFE