31 de diciembre de 2013 / 01:46 p.m.

Una médica china admitió ante un tribunal que ella convenció a varios padres a abandonar sus bebés recién nacidos para que ella pudiera venderlos a traficantes de personas.

La agencia oficial de noticias Xinhua dijo que la obstetra Zhang Shuxia fue sometida a juicio el lunes en el condado de Fuping, en la provincia de Shaanxi, un caso que puso al descubierto las operaciones de una red de tráfico de bebés que operaba a través de varias provincias.

Xinhua agregó que Zhang vendió siete bebés entre finales de 2011 y julio de 2013 a traficantes de personas después de persuadir a los padres de los niños de que renunciaran a ellos diciéndoles que los pequeños padecían de enfermedades incurables. Uno de los bebés murió.

El tráfico de niños es un problema grave en China, donde la preferencia tradicional por herederos varones y una estricta política de un solo hijo impulsó un próspero mercado negro de varoncitos.