13 de julio de 2013 / 04:00 p.m.

Pamplona • Cuatro corredores han sido hospitalizados, uno de ellos muy grave, por los traumatismos y aplastamientos sufridos en el séptimo encierro de los sanfermines, en el que la caída de numerosos mozos ha producido un enorme tapón a la entrada de la plaza de Pamplona.

El tapón de corredores, que ha impedido el acceso de los toros al coso, ha generado momentos de dramatismo y angustia, con muchos mozos aprisionados, algunos de ellos inconscientes.

El encierro, corrido en 4 minutos y 15 segundos, transcurría con gran rapidez y sin demasiadas incidencias hasta el momento en el que los toros han llegado a la plaza, donde toparon con un enorme tapón de corredores -el peor en muchos años- que se había originado poco antes y que les ha impedido el acceso.

La carrera había comenzado puntual a las 8.00 horas (06.00 GMT), cuando los toros de la ganadería de Fuente Ymbro han salido encabezados por los mansos y han acometido el recorrido a gran velocidad, con los mozos disfrutando cerca de los bureles.

Uno de los toros ha resbalado y sus hermanos han saltado por encima de él, mientras unos metros adelante, a la entrada del coso, ha comenzado a formarse el tapón debido a la caída de numerosos corredores y a que una de las puertas de acceso al anillo ha quedado inexplicablemente cerrada.

Los dobladores y algunos corredores desde la arena trataban de rescatar a los aprisionados y los toros, empujando aunque sin embestir, generaron momentos de pánico entre los mozos que trataban de escapar de los astados saltando por encima del montón.

Finalmente la situación se ha resuelto cuando se ha abierto el callejón de la plaza para obligar a la manada a entrar al coso por otra de las puertas y conducirla sin mayores incidencias hasta los chiqueros.

Acabado el encierro se ha comenzado a disolver el tapón y algunos mozos han sido trasladados en estado inconsciente hasta la enfermería de la plaza.

A los encierros de las fiestas de San Fermín concurren habitualmente gran número de corredores, pero los fines de semana la asistencia es multitudinaria.

EFE