4 de junio de 2013 / 11:26 p.m.

Un tribunal de El Cairo impuso penas de hasta cinco años de prisión a 43 trabajadores de cuatro ONG estadunidenses y una alemana, John Kerry y la Casa Blanca expresaron su "profunda preocupación" por las sentencias que afectan a 16 estadunidenses.

 

Washington DC -Baltimore • Estados Unidos lamentó hoy las penas de hasta cinco años de prisión impuestas por la justicia egipcia a 43 trabajadores de cuatro ONG estadunidenses y de una alemana y lo consideró un paso "incompatible con la transición a la democracia" en el país árabe.

Tanto el secretario de Estado de EU, John Kerry, como la Casa Blanca, a través de su Consejo Nacional de Seguridad (NSC), expresaron su "profunda preocupación" por las sentencias impuestas por un tribunal de El Cairo, que afectan en total a dieciséis estadunidenses, según el Departamento de Estado.

"Esta decisión es contraria al principio universal de la libertad de asociación y es incompatible con la transición a la democracia", dijo Kerry en un comunicado.

"Urjo al Gobierno de Egipto a trabajar con grupos de la sociedad civil a medida que responden a las aspiraciones de democracia del pueblo egipcio, tal y como está garantizado en la nueva Constitución de Egipto", agregó el titular de Exteriores estadounidense.

Por su parte, la portavoz del NSC de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, señaló en otro comunicado que la decisión judicial "merma la protección de los derechos humanos universales y pone en tela de juicio los compromisos del gobierno de Egipto de respetar el importante papel de la sociedad civil".

"Urgimos al gobierno de Egipto a proteger la capacidad de estos grupos a operar libremente, asegurándose que la ley de la sociedad civil que está considerando el Consejo Shura se ajusta a los estándares internacionales y trabajando con las organizaciones civiles internacionales y domésticas", indicó Hayden.

Kerry consideró, además, que la decisión de "cerrar las oficinas de estas organizaciones e incautarse de sus propiedades contradice los compromisos del gobierno de Egipto para respaldar el papel de la sociedad civil como un actor fundamental en una democracia y un contribuyente al desarrollo".

Veintisiete de los 43 condenados, entre ellos varios estadunidenses, noruegos, serbios y un alemán, fueron juzgados en ausencia y recibieron sentencias de cinco años de prisión por carecer de permisos y recibir fondos del extranjero en su trabajo para las ONG.

Los otros 16 acusados, entre los que también hay ciudadanos de EU, recibieron penas menores: cinco de ellos deberán cumplir dos años de prisión con trabajos forzosos, mientras que once fueron condenados a penas suspendidas de un año de prisión.

Los sentenciados, que están obligados a pagar una multa de mil libras egipcias (unos 143 dólares), fueron acusados de crear y administrar sucursales de cinco organizaciones sin autorización del gobierno egipcio y de recibir fondos extranjeros para llevar a cabo actividades políticas ilegales.

En concreto, se trata de 14 empleados del Instituto Internacional Republicano, 15 del Instituto Nacional Demócrata, 7 de Freedom House y 5 del Centro Internacional para Periodistas, así como dos de la fundación alemana Konrad Adenauer.

Estados Unidos contactó hoy a funcionarios egipcios al respecto y seguirá insistiendo en que estos asuntos "deben resolverse de Gobierno a Gobierno", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, quien indicó que no sabe si los estadunidenses afectados se prestarán a cumplir con la condena.

EFE