18 de diciembre de 2013 / 07:44 p.m.

EL CAIRO.- El fiscal público de Egipto ordenó que el ex presidente Mohamed Mursi y otros 35 islamistas sean juzgados bajo cargos que incluyen conspiración con grupos extranjeros para cometer actos terroristas en el país, en un caso que podría llevar a sus ejecuciones.

Declarándolo como "el mayor caso de conspiración en la historia de Egipto", un comunicado detalló un "plan terrorista" que data del 2005 e implica al grupo palestino Hamas, al Gobierno islamista chií de Irán y a su aliado libanés Hezbollah.

Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, lo rechazó como "inventos y mentiras". No hubo comentarios inmediatos de Irán, Hezbollah o los Hermanos Musulmanes de Mursi, la mayoría de cuyos líderes están en prisión.

Esto marca una escalada mayor en la represión de un movimiento islámico que llevó a Mursi a ganar la elección presidencial del año pasado, pero que ha sido perseguido desde que el Ejército derrocó al líder en julio luego de protestas masivas.

El Estado ha tomado duras medidas contra el grupo desde entonces y mató a cientos de sus seguidores. Otros miles han sido arrestados mientras el Gobierno respaldado por el Ejército sigue con un plan de transición diseñado para celebrar elecciones el año próximo.

El paso siguiente es un referendo sobre una nueva Constitución, fijado para mediados de enero. En un comunicado difundido el miércoles, el Partido Libertad y Justicia de los Hermanos Musulmanes llamó a boicotear la votación.

La Constitución previa fue escrita por una Asamblea dominada por los islamistas y convertida en ley por Mursi hace un año, después de que fue aprobada en un referendo.

La nueva Constitución contiene un artículo que podría prohibir todos los partidos políticos. Aunque los Hermanos Musulmanes y sus aliados islamistas se oponen, el ultraortodoxo partido islámico Nour está convocando a los egipcios a votar por la nueva carta magna.

demás de Mursi, el fiscal acusó a los líderes de los Hermanos Musulmanes Mohamed Badie, Khairat El-Shater, Mahmoud Ezzat y a otros por delitos que incluyen cometer actos de terrorismo en Egipto y divulgar secretos militares a un Estado extranjero.

Mursi ya enfrenta un juicio por incitar a la violencia durante protestas ocurridas en los alrededores del palacio presidencial un año atrás, cuando aún estaba en el cargo.

Reuters