18 de agosto de 2013 / 04:41 p.m.

 El Cairo • El Ejército de Egipto advirtió que el país no cederá ante la violencia de los islamistas.

El general Abdel Fatah al Sisi, jefe del Ejército y nuevo hombre fuerte del país, aseguró que el Estado no se verá doblegado ante el clima de violencia, aunque dijo que las puertas en el país están abiertas para todos.

"Quien imagine que la violencia doblegará al Estado y a los egipcios debe revisar su postura, no permaneceremos nunca silenciosos ante la destrucción del país", dijo en su primera declaración tras el comienzo el miércoles de la sangrienta represión contra los partidarios del derrocado presidente islamista Mohamed Mursi.

Al Sisi invitó así a los Hermanos Musulmanes a participar en la reconstrucción de la democracia en Egipto.

"Les hemos dado muchas oportunidades... para poner fin a la crisis pacíficamente y pedimos a los seguidores del antiguo régimen participar en la reconstrucción de la vía democrática e integrarse en el proceso político y el futuro mapa en lugar de optar por las confrontaciones y destruir el estado egipcio", aclaró.

El jefe del Ejército hizo esas declaraciones durante una reunión con un centenar de oficiales superiores del Ejército y la policía, así como con el ministro del Interior, Mohamed Ibrahim.

Más de 750 personas han muerto en los últimos cinco días, sobre todo partidarios de Mursi en su gran mayoría, así como también 70 policías.

— AGENCIAS