17 de mayo de 2013 / 01:00 p.m.

 El canadiense Sarkis Yacoubian, ejecutivo de una de las principales empresas extranjeras con negocios en Cuba y eje del mayor escándalo de presunta corrupción detectado por el gobierno nacional, será llevado a juicio en La Habana la semana próxima, trascendió hoy de familiares y otras fuentes no oficiales próximas al caso.

Yacoubian se convirtió en noticia cuando hace un año las autoridades circularon entre militantes del gobernante Partido Comunista (MILENIO 2012.02.24) un video en el que documentan el pago de sobornos a altos cargos cubanos, uno de ellos propietario incluso de un apartamento en Canadá valorado en 500 mil dólares, cuando el salario medio mensual en la isla equivale a 20 dólares.

Las autoridades “aprendieron que esto (la corrupción) era una epidemia (…) y quieren dar un ejemplo al resto de los empresarios”, dijo Yacoubian a medios canadienses desde la prisión en que se encuentra en la isla y luego de “colaborar mucho” con la investigación abierta en 2011.

“Yo traté de explicarles, sistemáticamente, cómo se pueden hacer las cosas (…) les di dibujos, diseños; les di nombres, gente, cómo lo hacen, por qué cuándo, donde”, reveló el empresario de origen armenio.

En el video, del cual Yacoubian es pieza clave, y en la acusación, se detallan el presunto soborno a más de una decena de altos cargos cubanos, incluido el pago de 50 mil dólares para que una entidad estatal de la isla comprara en 2008 un equipo pesado que promovía la empresa del encartado.

“Si no pagaba (sobornos) ellos acababan creándome problemas”, argumentó el empresario de 53 años, que sería presentado a juicio el 23 de mayo bajo cargos de cohecho, evasión de impuestos y actividades dañinas para la economía nacional.

Yacoubian fundó y encabezaba en Cuba hasta su clausura en 2011 la compañía importadora Tri-Star Caribbean , que llegó a registrar un volumen anual de negocios estimado en 30 millones de dólares.

El diario Toronto Star dijo que esta empresa “recibía fondos de la Canadian Commercial Corporatión”, que asegura contratos entre firmas de Canadá y el gobierno cubano, y que “funciona con aportaciones de los contribuyentes del país norteño”. Canadá es el primer emisor hacia Cuba de turismo, sector que constituye la segunda fuente de ingresos del país caribeño.

Otro canadiense, Cy Tokmakjian, 73 años y dueño de Tokmakjian Group, también fue detenido por las autoridades cubanas en 2011 sin que hayan trascendido los cargos en su contra, aunque extraoficialmente se afirma en La Habana que “pronto” irá a juicio.

Los dos empresarios son de origen armenio y se especializaban en la venta a los cubanos de equipos pesados, vehículos ligeros y suministros a empresas estatales de transporte, construcción y níquel, entre otras.

 MANUEL JUAN SOMOZA