25 de abril de 2013 / 03:50 p.m.

 El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, criticó hoy en el aniversario de la Revolución de los Claveles los "fallos" de las previsiones de la troika en el rescate financiero del país, que ha generado "fatiga de austeridad" en la población y mayores tasas de desempleo y recesión de las esperadas.

En su discurso en el Parlamento durante la conmemoración del 39 aniversario de la Revolución de los Claveles que trajo la democracia a Portugal, el conservador Cavaco destacó, sin embargo, los logros del programa para la recuperación financiera del país y su equilibrio presupuestario.

Abogó por el consenso entre el Ejecutivo conservador, que tiene mayoría absoluta, y la oposición de izquierda para que culmine el programa de ajustes.

Cavaco se mostró contrario, en ese sentido, a la posibilidad de celebrar elecciones anticipadas, como pidieron en el mismo acto parlamentario los partidos marxistas, con 20 de los 230 diputados.

El jefe de Estado sostuvo que el efecto recesivo de las medidas de austeridad fue ""superior al previsto, probablemente por fallos en las estimaciones"", y señaló que ""algunos de los presupuestos del programa no se revelaron ajustados a la evolución de la realidad"".

""Eso suscita la pregunta de si la troika no los debería haber tenido en cuenta antes"", apuntó Cavaco en relación a las políticas exigidas al país a cambio del rescate financiero por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.

Pese a lo estimado por esos organismos, conocidos como la troika, el impacto recesivo de las medidas de austeridad que recomendaron y el empeoramiento de la coyuntura internacional afectaron "significativamente" al esfuerzo de ajuste presupuestario, reducción del déficit y contención de la deuda pública lusa, según Cavaco.

""Las metas iniciales de déficit público resultaron imposibles y acabaron por ser revisadas"", agregó el presidente, quien subrayó la dureza de los sacrificios pedidos a los portugueses y consideró "legítimas" sus dudas de que el esfuerzo haya servido para algo.

Marchas, concentraciones y actos que mezclan la celebración de la Revolución de Abril y las protestas contra la política de austeridad del Ejecutivo conservador tienen lugar hoy en las principales ciudades lusas.

Cavaco, los miembros del Gobierno y los diputados protagonizaron un acto solemne en la Asamblea Legislativa, que fue decorada con los claveles rojos símbolo del levantamiento militar del 25 de abril de 1974 contra la dictadura instaurada 42 años antes por António de Oliveira Salazar.

EFE