8 de diciembre de 2013 / 08:10 p.m.

El Cairo.- Estudiantes islamistas y policías se enfrentaron hoy en la universidad egipcia de Al Azhar, en El Cairo, en una protesta convocada por los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi, informó la agencia estatal de noticias Mena.

Los alumnos bloquearon calles y quemaron árboles en los alrededores del campus de Al Azhar, la institución más prestigiosa del islam suní, al tiempo que lanzaron piedras contra los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos, según la agencia.

Los efectivos de seguridad dispersaron la marcha, que no había sido previamente autorizada, como exige la recién aprobada ley que limita las manifestaciones en el país.

El presidente de la universidad, Osama Abd, condenó en un comunicado que los estudiantes también atacaron a profesores y les pidió que respeten las instalaciones y el personal del centro.

Mientras, en la universidad de la localidad de Mansura, en el delta del río Nilo, los estudiantes salieron a las calles y protagonizaron disturbios similares contra la policía.

Los estudiantes islamistas han protagonizado numerosas protestas en los últimos meses y el pasado 21 de noviembre uno de ellos murió en choques contra la policía en la universidad de Al Azhar.

Por otra parte, al menos nueve partidarios de los Hermanos Musulmanes fueron detenidos por intentar manifestarse sin autorización previa en la provincia de Al Minya, en el centro de Egipto, apuntó la agencia estatal.

La nueva ley sobre las protestas prohíbe, entre otros aspectos, concentraciones de más de diez personas sin permiso, limita las manifestaciones frente a los edificios públicos y establece duras penas para los infractores de la norma. La Coalición de Defensa de la Legitimidad, que pide la restitución del depuesto mandatario, había llamado a protestar de forma masiva este fin de semana por "los presos de la revolución, la lucha de los trabajadores y contra los golpistas".

Desde la destitución de Mursi en julio pasado, los Hermanos Musulmanes han mantenido la presión en las calles, mientras que las autoridades han reprimido sus manifestaciones y detenido a sus principales líderes, acusados de incitar a la violencia.

EFE