ALBERTO SANTOS, eva gándara y uriel reyna
15 de febrero de 2017 / 10:07 p.m.

MONTERREY.- Su propósito fue llevar felicidad a las regias y lo logró.

Justin Bieber se presentó en Ciudad Guadalupe como parte de su gira “Purpose World Tour”, la cual logró convocar a 51 mil 500 almas en el estadio BBVA Bancomer.

Pero lo que más llamó la atención de su presentación fue el playback que realizó en la mayoría de sus canciones, pues en muchos de los temas no le importó que su voz sonara en las bocinas mientras que en el micrófono lo tenía a un costado.

El lugar se vio invadido de jóvenes, en su mayoría mujeres, que esperaron por más de cinco años poderlo ver de nuevo en la Sultana del Norte.

Las luces del estadio de la casa del equipo de los Rayados de Monterrey se apagaron cuando el reloj marco las 21:25 horas, momento en el que desgarradores gritos se escucharon por todo el recinto, mostrando así la emoción de las fans regias por ya ver al ídolo canadiense.

Gran producción

El cantante demostró el poder de su ostentosa producción, que destacó con más de 800 luces robóticas y una gigantesca pantalla de alta definición.

El escenario también tuvo una gran pasarela que llegó hasta el centro de la cancha.

La fiesta de Justin Bieber comenzó con los acordes de "Mark my Words". Apareció al centro del escenario encerrado en una cápsula transparente. Ahí, "encapsulado", el artista escribió una serie de textos a los lados.

Poca emoción

La intensidad de los gritos de las fanáticas aumentaron con el simple hecho de verlo en escena, pero él lució frío y poco emocionado tras su arribo al entarimado.

Justin lució un pantalón y una chamarra de mezclilla, así como una playera blanca.

El artista estuvo acompañado por un grupo de diez bailarines, quienes lo hicieron brillar en todo momento.

En la primera parte del concierto interpretó temas como "Get Used to it", "The Feeling" y "Boyfriend". En este lapso nunca saludó a los fans, y entre canción y canción sólo caminaba en el escenario, sin hablar, esperando la siguiente interpretación.

Uno de los momentos más esperados por las fans de Justin fue cuando se apoderó de la pasarela y sólo con su guitarra en mano interpretó "Been You", la cual sí canto en vivo.

Pero en el siguiente tema, "Company", una vez más en playback quedó al descubierto, al escucharse su voz en las bocinas y él sin el micro junto a los labios, hecho que no le importó a las fanáticas.

Justin se mostró un poco incómodo en el escenario, pues se le vio toser en muchas ocasiones, pedir botes de agua y hasta escupir, pero siguió con su presentación.

Baila con regias

Al sonido del tema “Children” cuatro pequeñas regias salieron al escenario para bailar junto al canadiense, el único momento donde se le observó muy contento. Hasta se dio el tiempo de presentar a cada una de ellas.

“Baby” y “Purpose” fueron parte del final del concierto, en donde el cantante usó cuatro cambios de vestuario, una impresionante producción y hasta un juego de pirotecnia, la cual está prohibida para su uso en ese recinto.

La noche cerró con “Sorry” en punto de las 23:00 horas, en medio de un cielo iluminado por la pirotecnia.

purpose
A pesar del playback en algunos temas, Bieber fue la locura. | JORGE LÓPEZ

La entrada al lugar

Ansiosas por disfrutar de su artista, las fanáticas de Justin Bieber buscaban desesperadas su acceso al estadio BBVA Bancomer. Acompañadas por sus papás o amigas, las niñas en su mayoría de entre 6 y 15 años, lucían sudaderas alusivas a la gira Purpose, gorras, y algunas hasta se dibujaron el rostro con la leyenda "I Love Justin".

Las puertas del recinto fueron abiertas al filo de las 17:30 horas, pero el tiempo premió a lo asistentes que durante más de dos horas se formaron e hicieron largas filas para poder ingresar.

Los revendedores


"¿Le sobra boleto?, ¿Le falta boleto?", preguntaban a los cuatro vientos los revendedores, que rodearon las inmediaciones del estadio.

Uno, dos, tres o hasta cuatro boletos ofrecían al público, en su mayoría desconfiada en comprar alguno, pero no faltaron los arriesgados que desembolsaron de último momento hasta 2 mil 500 pesos por una entrada.

La vialidad

En la Avenida Pablo Livas fueron bloqueados dos carriles, de oriente a poniente frente a la entrada del lugar, lo que permitió que la gente se apresurara sin el peligro que conlleva caminar entre multitudes por una calle sumamente transitada.

El inconveniente para muchos fue tener que caminar una distancia considerable,  pues los estacionamientos más cercanos eran el parque La Pastora y la Expo Guadalupe.

jUSTIN bIEBER
Bieber