31 de diciembre de 2013 / 10:39 p.m.

Rusia - Miles y policías y efectivos paramilitares han inundado la ciudad rusa de Volgogrado, que trata de recuperarse de dos atentados suicidas con bomba en dos días que han dejado 34 muertos y elevado los temores de que haya comenzado una campaña terrorista que pudiera afectar los Juegos Olímpicos de Invierno.

A raíz del atentado del domingo en la principal estación de trenes y la explosión el lunes en un trolebús, se han enviado refuerzos del Ministerio del Interior a la ciudad, dijo a la agencia de noticias Interfax el funcionario policial regional Andrei Pilipchuk, quien dijo que más de 5.200 elementos de seguridad están desplegados en la ciudad, de un millón de habitantes.

El Ministerio de Salud informó que tres víctimas más fallecieron el martes, lo que eleva la cifra de muertos a 34, 18 en la estación ferroviaria y 16 del trolebús.

Las autoridades dijeron que 65 personas están hospitalizadas con lesiones. Las autoridades de Volgogrado han cancelado las actividades públicas en Nochevieja, una de las celebraciones más populares de la ciudad, y pedido a los habitantes que no lancen fuegos artificiales.

Se planea que en Moscú las celebraciones sigan adelante pero las autoridades dijeron que se aumentarían las medidas de seguridad. Nadie se ha atribuido la responsabilidad de los atentados, que ocurren meses después que el líder de un grupo insurgente islámico en el sur del país amenazó con nuevos ataques a objetivos civiles, como los Juegos Olímpicos de Invierno, que comienzan el 7 de febrero en Sochi.

Los organizadores de los Juegos han implementado rigurosas verificaciones de identidad y medidas de seguridad, entre las más fuertes vistas en un evento deportivo internacional. Pero incluso así, muchos analistas sugieren que el transporte público en Sochi y lugares lejos de las sedes deportivas son vulnerables.

En Rusia ha habido atentados suicidas desde hace años, pero los insurgentes que tratan de establecer un Estado islámico han atacado fundamentalmente en la región del norte del Cáucaso en años recientes.

Las explosiones en Volgogrado fueron una señal de que desean mostrar que tienen presencia fuera de su región. Volgogrado está a unos 300 kilómetros (200 millas) al norte del Cáucaso y unos 690 kilómetros (430 millas) al noreste de Sochi.

China, sede de los Juegos Olímpicos de 2008, expresó el martes confianza en la seguridad de los Juegos de Sochi. Por su parte, Caitlin Hayden, portavoz de la Casa Blanca, dijo el lunes que Estados Unidos recibiría de buena gana "una mayor cooperación" con Rusia en materia de seguridad para los Juegos Olímpicos.

Agencias