11 de enero de 2013 / 03:13 p.m.

 Al menos 41 estados de Estados Unidos reportan contagios generalizados del virus de la influenza, un aumento de más de 30 por ciento en relación con una semana previa, de acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades (CDC).

La proporción de personas infectadas se encuentra por encima del promedio nacional para la época del año y refleja un incremento sostenido de 2.8 por ciento a 5.6 por ciento en las últimas semanas.

Las autoridades sanitarias de EU dijeron que la cepa de la influenza que se está propagando este invierno parece ser del tipo A/H3N2, que es causante de 76 por ciento de los virus reportados.

Al menos se ha reportado la muerte de 18 niños y un incremento en la hospitalización de personas con síntomas graves.

La ciudad de Boston fue declarada en emergencia por el alcalde Thomas Menino, cuando se confirmó el paciente número 700, lo que representó un incremento de 1,000 por ciento en relación con la misma época del año pasado.

Por otro lado, una de las ciudades más afectadas es Chicago, donde los 11 hospitales del área de la ciudad están saturados de enfermos y no tienen capacidad para dar cabida a más pacientes.

Entre los estados que reportan más casos de influenza están Florida, Nueva York, Texas y Virginia.

Los CDC tienen previsto dar a conocer este viernes las cifras actualizadas, en medio de proyecciones de expertos de un aumento mayor.

También se ha reportado que en los hospitales hay más de 2 mil pacientes con síntomas de la enfermedad.

Los médicos creen que el creciente número de contagios se debe a una combinación de factores, que van desde que la gente no se haya inmunizado hasta la posibilidad de que las vacunas no sean tan efectivas.

LA PEOR SALUDLa Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos advirtió que los habitantes de ese país mueren antes y tienen más problemas de salud que los ciudadanos de otros 16 países desarrollados.

“"Lo que más nos preocupa es saber cómo fue que a lo largo de décadas llegamos a estas condiciones”", dijo el médico que dirigió el estudio comparativo, Steven Woolf.

La calidad de la salud de los estadunidenses está por debajo de la de australianos, japoneses, canadienses y la mayoría de los ciudadanos de países europeos occidentales.

En el análisis realizado por dicha academia se encontró una disparidad en los estadunienses: la generación que ahora tiene alrededor de 75 años gozaba de mejor salud y tenía una esperanza de vida más prolongada que los que ahora tienen 50 años.

Wolf dijo que dos características que pueden explicar el problema, son los hábitos poco saludables, como comer más de lo necesario e involucrarse en actividades de riesgo.

— NOTIMEX