4 de agosto de 2014 / 01:35 p.m.

Monterrey.-  En los pasillos de Multimedios Chavana es imparable; saluda, sonríe, va de una oficina a otra, del estudio a post-producción, de una cabina a otra. Cuando no está al aire en su programa 'Las noches del futbol' está junto con su equipo planeando contenidos, componiendo canciones o preparando su siguiente video.

Por regla propia, Chavana nunca desatiende la solicitud de su público y siempre hace una pausa en el camino para saludar o tomarse la foto del recuerdo; lo hace a pesar de la prisa o de las circunstancias.

"Siempre tienes que pensar en que no estás solo, que en la calle tienes que estar sonriendo, a pesar de que tengas un broncón atrás o cuando estas peleado con tu esposa y van juntos tienes que poner buena cara", platica Ernesto Chavana Cubos en entrevista con Telediario Digital.

"Esas son las cosas que te acostumbras pero si llega a un límite y es difícil soportar", dice, y además comparte que en una ocasión, en medio de una crisis familiar porque su hijo estaba hospitalizado, se topó con que mientras Ernesto atendía la emergencia, Chavana lo distraía.

"Un día se enfermó mi hijo y él estaba sufriendo y llorando, y salgo yo con la prisa y una señora me para para tomarse una foto y no le importó que estuviera en niño enfermo, que tuviera mucha prisa, y yo 'espéreme' y me dice la señora 'no, no quien le manda ser famoso'.

"Parece que la gente no le cae el veinte que hay veces que hay que guardar una prudencia, que si el niño está en el hospital y el papá no está ni en su show, por lo menos se hubiera quedado calladita y pues foto en otra ocasión. Es parte de lo que has conseguido pues tú tienes en parte la culpa por eres quien la gente ve en la noche", comenta. 

¿Qué extrañas de la vida 'no pública'?

Una privacidad que no tienes, si sales de tu casa en short nunca falta que te topes con algún vecino que te diga 'vi a Chavana en short', hay cosas que no puedes hacer y realmente tienes que cuidarte en todo lo que haces.

¿Quién es Ernesto Chavana?

Es un padre responsable pero es un show-man de la televisión, es quien ha sido el porta voz de lo que una producción piensa, simplemente el puente entre una producción y un equipo de gente y una sociedad que tanto quiere divertirse. Me toca hacer ese trabajo a veces uno no se da cuenta donde está parado y procura nunca voltear hacia atrás, así que yo voy todos los días pensando que es lo que se va hacer en la noche, dedicarle el tiempo  el que va divertir y entretener a la gente más que pensar en lo que he logrado, no va a llevar a ninguna parte.

No pierdo mi tiempo en saber qué es lo que tengo o que es lo que llevo, más bien es lo que sigue, que tengo que hacer mañana, le dedico mi tiempo al futuro no al pasado. Ese es Ernesto Chavana, está dividido, él vive en dos mundos, el mundo de su casa que es de responsabilidad de valor, de preocupación con su familia a la que tiene que cuidar, a la que le tiene que dar un cariño un respeto, un afecto, diversión, salud, seguridad, y el otro que es el preocupón porque siempre estén sus números altos en audiencias, en ventas y que este en boca de todos, porque todo mundo lo vea, no porque las cosas que haga las haga mal.  Ese es el Ernesto Chavana que cuando se va a la televisión entra a un mundo y cuando sale de la televisión es la persona real, serio, que no anda jugando y si anda jugando está jugando con sus hijos o su familia, o con quien él se lleva, pero nada que ver con lo que pasa en la tele son dos mundos muy diferentes.

¿Cómo es tu faceta de padre de familia?

Yo soy responsable y muy preocupón, trato de decirles a mis hijos que hay que estudiar, que hay que no hay que dejar nunca las carreras y que hay que platear objetivos, y buscar luchar por ellos. Los sueños se hacen realidad, soy un ejemplo de que los sueños se hacen realidad. Entonces todo lo que visualizo en mi mente lucho por ello y lo he conseguido todo. Ese es el mejor ejemplo que les puedo dar a ellos. A veces soy pasalón, el amor que les tengo tarde que temprano me va a repercutir, como no los quiero ver sufrir, no los quiero ver llorar a veces les doy demás. Pero es la forma de ser mía y no la voy a poder cambiar. Cuando me toca apretar busco apretar y cuando veo que tengo apretar tanto los consiento de más. Pero para mí la familia lo es todo, quiero a mis hijos, los amo a mi esposa, Los tengo en mi mente muy bien fijado, en mi futuro el camino que quiero seguir, yo debo coordinar los terrenos que no debo pisar, y nunca me han gustado los problemas, veo problemas, huelo problemas y si estoy cerca del fuego me alejo.

Soy una persona que va tranquilo en la vida, sin tener enemigos, y si alguien me hizo daño en el camino no soy rencoroso, que Dios se encargue de eso, yo me voy a lo mío.

¿Cómo es un día de Ernesto?

Sería un día medio aburridón porque como tengo mucho trabajo procuro descansar lo más posible, no quiero hacer nada más en casa, quiero estar nada más viendo la televisión. Me gusta hacer mucho ejercicio y no puede haber día en que no haga ejercicio, me voy a correr, al gimnasio. Y en la noche me encanta salir con mi familia a cenar. Y el fin de semana no puede faltar la cena en familia.

¿Qué planes tienes?

Estoy apoyando la carrera de mi hija Mafer que con 11 años quiere incursionaren el mundo artístico y estoy muy apegado a ella para tratar de llevarla. Y en cuanto los programas seguir trabajando yo estoy muy feliz y contento con la compañía.

¿En qué has fallado?

He fallado en muchas cosas, para ser quien soy tuve que haber fallado en mucho, no te puedo enumerar en qué, pero pues si en demasiadas, es ahí cuando agradezco a la empresa de seguir aquí pese a eso.

¿Cuál ha sido tu mejor acierto?

Fue haber buscado en su momento a Enrique Salinas Rangel, el mejor acierto fue haberme casado con la mujer que me casé, el mejor acierto fue haberme acercado con la gente que me ayudó para mis negocios y el mejor acierto es creer en Dios, yo creo que es el mejor acierto, quien no cree en Dios las cosas no se le van a dar. Ese ha sido el mayor acierto, estar siempre bajo la mano de él, dejarle las cosas a él para que él las resuelva, cuando yo no pueda.

Los imperdibles de Chavana

Lo que más te gusta hacer: en su momento narrar y ser comentarista deportivo y ahora ser conductor de 'Las noches del futbol'.

¿A qué le temes? Pensar en no ver crecer a mis hijos.

¿A quién extrañas? La niñez que no recuerdo y no pasar más tiempo con mis padres, y a mis amigos de la infancia.

FOTO: Jorge López

RUBÍ LEIJA