EFE
30 de diciembre de 2013 / 08:48 p.m.

Managua .- Un hombre acusado de estafar a un grupo de monjas en Nicaragua se fugó de la custodia policial y hoy, luego de que las autoridades informaron de su fuga, llamó por teléfono a una radio de Managua para declararse en libertad. El supuesto estafador, identificado como Roberto Bendaña, escapó el pasado viernes de su lujosa casa en Managua, donde permanecía bajo arresto domiciliario y custodia policial, informó hoy en entrevista con la cadena Radio Ya el portavoz de la Policía Nacional, comisionado mayor Fernando Borge. La Policía nicaragüense  dio aviso a la Interpol "para en caso de salida del país del prófugo, asegurar su captura y posterior entrega a las autoridades nicaragüenses", dijo Borge. Minutos después de la declaración del jefe policial, Bendaña llamó a cadena Radio Corporación para confirmar que se encuentra libre. "Estoy respirando aires de libertad", afirmó el prófugo a la radio nicaragüense y aseguró que llamaba desde fuera del país. En la entrevista radial, Bendaña insistió en su inocencia de los cargos de estafa agravada, ofrecimiento fraudulento de exceso de crédito y crimen organizado, de los que es acusado por la Fiscalía junto a sus dos socios nicaragüenses. Según la acusación del Ministerio Público, Bendaña y sus socios Hugo Paguaga y Álvaro Montealegre, fundaron en Panamá la empresa Internacional Investments and Financial Services, Inc. y estafaron a través de ella más 4 millones de dólares a 18 personas naturales y jurídicas, entre ellas las monjas. El caso salió a luz en agosto pasado cuando las Hermanas Teresianas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús denunciaron a Bendaña y sus socios por la estafa de más de medio millón de dólares. El juez Henry Morales, titular del Juzgado Sexto del Distrito Penal de Audiencia de Managua, ordenó en septiembre pasado el arresto domiciliario con custodia, el levantamiento del sigilo bancario y el congelamiento de cuentas, acciones y títulos de valores de los tres acusados. La fiscal adjunta Ana Julia Guido, informó en octubre pasado que los tres acusados se han interpuesto denuncias en contra de ellos mismos, "es decir, todos contra todos".