AP
2 de octubre de 2016 / 01:35 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante aproximadamente 200 mil personas que abarrotaron la plaza pública más importante de México, Roger Waters pidió al presidente Enrique Peña Nieto que escuche a su gente. Los gritos de "¡Fuera, Peña!" y "¡Renuncia ya!", así como las consignas políticas relacionadas con 43 estudiantes normalistas desaparecidos, predominaron durante la velada del sábado por la noche.

Waters hizo su llamado mirando hacia Palacio Nacional, sede del poder ejecutivo y epicentro de la vida política de México desde épocas virreinales.

El músico británico ofreció un concierto gratuito en el Zócalo para cerrar su visita a la Ciudad de México.

El discurso del ex integrante de Pink Floyd en contra de los dos muros, el que Donald Trump quiere construir a lo largo de la frontera con México y el que divide a los ricos de los pobres en México, encontró eco.

Ya en sus presentaciones del miércoles y jueves pasado en el Foro Sol de la capital mexicana, Waters arremetió contra el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, y había cuestionado las políticas del mandatario mexicano al referirse a las más de 28 mil personas desaparecidas desde el inicio de su gobierno, en 2012.

Pero en el Zócalo, esas palabras que el veterano músico pronunció enteramente en español, cobraron mayor relevancia al tratarse de un sitio lleno de simbolismo, donde confluyen la política, los movimientos sociales, la cultura y la religión. Se trata de la tercera plaza pública más grande del mundo detrás de la de Tiananmen, en Pekín, y la Plaza Roja, en Moscú.

"¿Dónde están? ¿Qué les pasó?", preguntó Waters para referirse a los miles de desaparecidos que han sido víctimas de la guerra contra el narcotráfico iniciada durante el mandato del presidente Felipe Calderón, en 2006.

"Escuche a su gente, señor presidente. Los ojos del mundo lo están observando. México está listo para un nuevo comienzo", dijo el cantante

Desde temprana hora, las calles aledañas al Zócalo lucieron abarrotadas de gente ataviada con prendas alusivas a Waters y Pink Floyd, así como carteles con títulos de canciones, e incluso consignas políticas relacionadas con los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Jóvenes en su mayoría, miles de asistentes resistieron más de 10 horas parados y la lluvia que cubrió el Centro de la Ciudad de México, con la ilusión de escuchar los temas más conocidos de Pink Floyd.

La recompensa llegó con casi tres horas de concierto y un vasto repertorio, en el que destacaron canciones como "Speak to me", "Breathe", "Time", "Money", "Welcome to the machine", "Wish you were here", "Dogs", "Mother" y "Fearless.