15 de agosto de 2013 / 12:56 p.m.

Madrid • El gobierno español respondió ayer de forma “firme y severa” al Reino Unido ante una nota de protesta de Londres por los controles en la frontera con Gibraltar, sobre los que reiteró que son adecuados al código del acuerdo Schengen, que el gobierno británico no suscribió.

Fuentes diplomáticas dijeron que el gobierno español recibió a través de la embajada del Reino Unido en Madrid una queja del gobierno británico por dichos controles en su colonia a las puertas de España.

El ejecutivo español afirmó por su parte que el reciente endurecimiento de los controles fronterizos, que se realizan con absoluta profesionalidad, son irrenunciables para España, que está en su derecho y obligada a llevarlos a cabo porque Gibraltar no está en el espacio Schengen y “no son un obstáculo” a la libre circulación de mercancías o de personas.

La respuesta de España es “firme y severa” y en ella el gobierno ibérico recuerda que el istmo no se encuentra entre los espacios cedidos al Reino Unido en virtud del Tratado de Utrecht de 1713 y que por ello la ocupación es “ilegal y contraria a derecho”, según consta a las Naciones Unidas.

 — EFE