9 de agosto de 2013 / 02:10 p.m.

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) ha estado revisando enormes cantidades de correos electrónicos y textos de estadunidenses que mencionen a extranjeros sujetos a vigilancia, como parte de una red de espionaje más amplia de la que se sospechaba, afirmó ayer el diario The New York Times.

Citando una fuente de inteligencia anónima, el NYT  dijo que la NSA ""no solo está interceptando las comunicaciones de estadunidenses que tengan contacto directo con extranjeros vigilados en el exterior (...) también está echando una red más amplia de personas que citen informaciónvinculada a esos extranjeros"".

Aunque ya se sabía que la NSA realiza una extensa búsqueda de comunicaciones en el exterior, la revelación de que también hace ""búsquedas de forma sistemática y sin permiso judicial"" de las comunicaciones de los estadunidenses con el exterior supone un espionaje a mayor escala, según el Times.

Añadió que la vigilancia fue autorizada bajo una ley federal de 2008 conocida por su sigla en inglés “FISA” y que permite el espionaje sin el debido permiso judicial siempre y cuando el blanco de la investigación sea un extranjero fuera del país. Pero según la fuente citada por el NTY, la ley no cubre la vigilancia telefónica.

Al respecto, el subdirector de asuntos legales de la Unión de Libertades Civiles de EU, Jameel Jaffer, aseguró que el programa descrito por el NYT supone “una impresionante invasión de la vida privada de millones de personas”, lo que precisamente “la Cuarta Enmienda (de la Constitución de Estados Unidos) intenta prohibir”.

El ex informático de la NSA, Edward Snowden, asilado en Rusia tras revelar dos programas de vigilancia de EU, denunció que la agencia federal usaba la ley FISA para ampliar el espionaje de los estadunidenses.

En tanto, Jen Psaki, vocera del Departamento de Estado, confió en que se puedan allanar las diferencias que causaron la anulación de la cumbre en septiembre entre Barack Obama y su par ruso, Vladimir Putin, cuando hoy se reúnan en Washington los titulares de Exteriores y Defensa.

Un día después de que Obama cancelara la cumbre con Putin en San Petersburgo, Rusia, Psaki dijo que ""la relación no está en el punto en el que podamos hacer grandes progresos en una cumbre presidencial"", por lo que ministros de Exteriores y Defensa de EU, John Kerry y Chuck Hagel, y sus pares Serguei Lavrov y Serguei Shoigu “pasarán la mayor parte del tiempo centrados en progresar en esos mismos asuntos”.

También dijo que EU está “abierto” a reprogramar la cita con Putin ""cuando se pueda progresar en la agenda bilateral”".

EFE