REUTERS
15 de diciembre de 2016 / 08:12 a.m.

ESPECIAL.- La más reciente película del universo de Star Wars dividió a la crítica durante una exhibición previa a su estreno, pero analistas estiman que podría recaudar más de 300 millones de dólares en la taquilla mundial este fin de semana.

Los críticos adoraron u odiaron Rogue One: Una historia de Star Wars, de Disney. La revista Rolling Stone elogió su espíritu "emocional, pirado, hagamos-un-espectáculo que nos hizo enamorarnos de la trilogía original", pero el New Yorker la calificó de "lobotomizada y despersonalizada".

Rogue One llega a los cines un año después de que el reparto principal de la película original de 1977 se reunió para El Despertar de la Fuerza, que sumó más de 2 mil millones de dólares en la taquilla.

Expertos en taquilla prevén que Rogue One, que apenas comienza su lanzamiento mundial, no recaude tanto en total, pero logre aún así una cifra de 300 a 350 millones de dólares en su fin de semana de estreno.

Las predicciones de la taquilla no han cambiado desde que una campaña de boicot, #DumpStarWars, ganó fuerza en Twitter con afirmaciones de que Rogue One contiene escenas que son contrarias al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y que retrata al Imperio Galáctico en Star Wars como una organización de supremacía blanca.

Rogue One está protagonizada por Felicity Jones al frente de un nuevo reparto y sigue a un grupo de rebeldes que se unen para luchar contra los malvados planes de Darth Vader para la dominación intergaláctica. Es una precuela independiente de la película de 1977 Una Nueva Esperanza.

El crítico de cine de la revista Variety, Peter Debruge, dijo que para los seguidores de Star Wars, Rogue One era "la precuela que siempre han querido", mientras que Peter Bradshaw, del periódico británico Guardian la calificó de "aventura excitante, afable y agradable".

A.O. Scott, para el New York Times, sin embargo, la calificó de "película absolutamente mediocre".