Jimena Campuzano 
31 de agosto de 2013 / 03:56 p.m.

 

Ciudad del Vaticano • El papa Francisco analizó hoy algunas posibles respuestas de parte de la sede de la Iglesia católica a la crisis en Siria, en una reunión especial y urgente que congregó a algunos de sus colaboradores más cercanos.

 

La sala de prensa del Vaticano informó que el encuentro tuvo lugar la mañana de este sábado en la Casa de Santa Marta, la residencia de Francisco, aunque ofreció muy pocos detalles.

 

"Al centro de la reunión estuvo la actual situación en Medio Oriente, particularmente en Siria. Han sido examinadas, a propósito, posibles iniciativas de la Santa Sede", se limitó a confirmar el portavoz papal, Federico Lombardi.

 

"Si habrá un seguimiento o qué acciones se tomarán lo veremos en los próximos días. No hay nada más que agregar", apuntó el sacerdote jesuita.

 

En el encuentro, calificado como "audiencia especial colegiada", participaron el todavía secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, y el prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, Leonardo Sandri.

 

Con ellos estuvieron presentes el secretario para las Relaciones con los Estados, Dominique Mamberti; el asesor para los Asuntos Generales, Peter Wells; así como el subsecretario Antoine Camilleri, y el funcionario Alberto Ortega Martin.

 

En las últimas horas ha crecido la preocupación del Vaticano ante el posible ataque de tropas de diversos países, entre ellos Estados Unidos y Francia, al territorio de Siria, sumido desde hace meses en una sangrienta guerra civil.

 

En varias ocasiones el papa Francisco ha condenado públicamente las masacres contra inocentes perpetrados durante ese conflicto y ha llamado a todas las partes a un cese inmediato al fuego.

 

Apenas el jueves 29, durante una audiencia con el rey de Jordania Abdala II, el pontífice insistió que el único camino posible para superar las diferencias es el diálogo y las negociaciones de todas las partes.