GABRIELA SELSER-DPA
5 de mayo de 2013 / 03:52 p.m.

San José • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, concluyó ayer una visita de 20 horas a Costa Rica, donde ofreció apoyo a los gobiernos y a los empresarios de Centroamérica para fortalecer proyectos de desarrollo, energía renovable y educación.

Obama llegó el viernes a San José, procedente de la Ciuad de México, para reunirse con su par Laura Chinchilla, y posteriormente cenó con el resto de gobernantes del istmo y de República Dominicana en el capitalino Teatro Nacional.

Poco antes de culminar su visita, al mediodía de ayer, el jefe de la Casa Blanca asistió a un foro con 160 líderes empresariales de la región, organizado por el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"Buscamos fortalecer el intercambio comercial entre nuestros países para aumentar el empleo; si no logramos esos avances quedaremos a la zaga de otras regiones", advirtió.

Apoyo en diversos sectores

El presidente estadunidense ofreció respaldo de su gobierno a proyectos de fomento comercial, que permitan potenciar el tratado de libre comercio CAFTA, que en cinco años ha incrementado el intercambio entre Estados Unidos y el área centroamericana en 70 por ciento.

También dijo que apoyará la creación de nuevas fuentes de energía renovable, que ayuden a revertir la dependencia del petróleo y abaraten los costos de la electricidad en los países del istmo.

"Nosotros estamos dispuestos a trabajar con el BID en estos esfuerzos de desarrollo tanto del sector público como privado", dijo Obama.

Obama también abogó por una mejor educación para niñas y mujeres jóvenes, tanto en Estados Unidos como en Centroamérica, como parte de una estrategia de "educación infantil precoz", a la que calificó como una prioridad para el desarrollo futuro de estos países.

El líder estadunidense llegó a Costa Rica como parte de una gira latinoamericana que lo llevó primero a México.

Además de su reunión bilateral con Chinchilla, asistió a una cena-trabajo con los presidentes de los países del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), integrado por Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Belice y República Dominicana.

Aunque no hubo declaración final ni acuerdos firmados por los gobernantes, la visita permitió acercar posiciones también en temas clave como migración, seguridad y narcotráfico, considerados clave para Centroamérica, la región más violenta del mundo a causa del crimen organizado.

Obama reconoció públicamente, al igual que lo hizo en México, que Estados Unidos tiene "parte de la responsabilidad" en el creciente tráfico de drogas en Mesoamérica, dado que su país tiene una alta demanda de estupefacientes.

Según datos oficiales, 85 por ciento de la droga que se consume en Estados Unidos pasa por Centroamérica, pese a que Washington ha invertido —según Obama— 30 mil millones de dólares en la lucha contra los peligrosos cárteles del crimen organizado. Los mandatarios coincidieron en que es urgente abordar el tema del combate a las drogas de una forma “integral”.

"El presidente Obama se llevó una grata recomendación que él consideró oportuna, de que no solo hay que trabajar en la represión del delito, sino también en la prevención", comentó el presidente de El Salvador, Mauricio Funes.

Claves

Made in México

- El presidente de EU, Barack Obama, grabó esta vez su mensaje radiofónico sabatino en México y aprovechó para abogar por expandir el comercio con Latinoamérica.

- "Ahora mismo, más del 40 por ciento de nuestras exportaciones van hacia las Américas", destacó Obama en su discurso, divulgado ayer.

- En su mensaje reiteró que "no hay motivo por el que la reforma migratoria no pueda hacerse realidad este año", ya que incluye medidas "de sentido común" que la mayoría de los estadunidenses apoya.