26 de noviembre de 2013 / 11:41 p.m.

Más de diez religiosos, activistas pro-inmigrantes, sindicalistas, comerciantes y el congresista Henry Waxman, demócrata por California anunciaron hoy que ayunarán al menos un día en solidaridad con las familias migrantes que pasaran separadas el próximo Día de Acción de Gracias.

El objetivo de dicho ayuno también es para presionar a republicanos a aprobar una reforma de migración, resaltar el lado humano de la problemática migratoria y ofrecer esperanza a las familias de migrantes que viven en el país de manera ilegal, manifestaron los participantes.

"Estamos solidarizándonos con aquellas personas que no pasarán el Día de Acción de Gracias con sus seres queridos, aquellos que están sufriendo debido a que nuestro sistema de inmigración no funciona", dijo José H. Gómez, arzobispo de la Arquidiócesis de Los Angeles.

"Lo que hacemos aquí ahora es muy poco, lo sabemos, pero lo hacemos con amor. Amor por Dios y por quienes él ama: nuestros hermanos y hermanas más vulnerables".

Los participantes también se solidarizaron con tres activistas que iniciaron un ayuno el 12 de noviembre en el National Mall, a escasos metros del Capitolio, en la capital del país para pedir que se reactive la reforma migratoria en el Congreso. El grupo recibió el lunes el apoyo del presidenteBarack Obama, quien destacó a Eliseo Medina, dirigente del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio, durante un discurso en San Francisco.

De acuerdo con Casey Schoeneberger, portavoz del ayuno en el Mall, llamado "Ayuno por Familias" (Fast for Families), hay varios otros activistas en ayuno y que en total han ayunado al menos tres mil personas uno o más días en diferentes puntos del país en apoyo. Los organizadores hicieron un llamado para que la gente ayune entre el 1 y 3 de diciembre en favor de una reforma.

Aunque líderes de la bancada republicana han expresado su intención de reformar las leyes migratorias, muchos miembros de la bancada han mostrado escaso interés.

El Congreso mantiene en el limbo a la reforma migratoria ya que la mayoría republicana en la Cámara de Representantes se ha negado a debatir el proyecto aprobado en junio por el Senado, de mayoría demócrata, y que incluye la opción de la naturalización.

La comisión judicial de la cámara baja ha aprobado cinco proyectos de ley de corte restrictivo a la inmigración sin autorización.

No obstante, el presidente republicano de la cámara baja, John Boehner, representante por Ohio, descartó la semana pasada que la reforma migratoria esté muerta y señaló que ocurren numerosas conversaciones confidenciales para lograr un acuerdo.

Algunos otros participantes en el ayuno en Los Angeles son: María Elena Durazo, tesorera y secretaria de la central sindical de Los Angeles AFL-CIO; Maríaelena (sic) Hincapié, directora ejecutiva del Centro Nacional de Leyes de Migración; Alan Rothenberg, presidente de la Cámara de Comercio de Los Angeles; Jonathan Klein, director ejecutivo de Clergy Laity for Economic Justice; y Wálter Contreras, miembro de la junta de la Coalición Nacional de Latinos Evangélicos.

AP