7 de agosto de 2013 / 02:36 p.m.

Saná, Washington • El gobierno de Estados Unidos evacuó ayer a 75 funcionarios de su sede en Saná y urgió a todos sus ciudadanos a abandonar de inmediato Yemen, ante una alerta global tras la intercepción de instrucciones dadas por el jefe de Al Qaeda, el egipcio Ayman al Zawahiri para cometer atentados.

Cerca de 75 miembros del personal de la embajada de EU en la capital yemení fueron evacuados la mañana de ayer en un avión militar norteamericano.

El aparato, acompañado de otro que cumplía funciones de apoyo, despegó hacia la base de EU en Ramstein (Alemania), informó el Departamento de Estado.

Siguiendo a su aliado, el gobierno de Gran Bretaña también evacuó a todo su personal diplomático en Saná y puso en alerta a su marina mercante.

El consulado de EU en Milán (norte de Italia) también fue brevemente evacuado por una falsa alerta de bomba.

El Departamento de Estado, que desde hace dos días mantiene cerradas decenas de misiones diplomáticas en Oriente Medio y África, ordenó evacuar a todo su personal diplomático no esencial de Yemen, pocas horas después de un ataque con drones (aviones sin piloto) que mató a cuatro militantes de Al Qaeda en ese país.

El vocero del Pentágono, George Little, dijo que “el Departamento de Defensa sigue manteniendo personal en el terreno para apoyar al Departamento de Estado y monitorear la situación en materia de seguridad”.

Según la Casa Blanca, el nivel de alerta se disparó por la interceptación hace una semana de mensajes electrónicos en7re Zawahiri y el líder de la red islamista en la Península Arábiga (AQPA), con sede en Yemen, Naser al Wuhayshi.

Según el New York Times, Zawahiri ordenaba en esos mensajes organizar atentados desde el pasado domingo. AQPA es considerada la rama con mayor capacidad operativa de la red, que en los últimos años sufrió duros golpes en sus núcleos históricos de Afganistán y Pakistán.

Ocho soldados yemeníes murieron ayer cuando un cohete de miembros de una tribu derribó su helicóptero, como parte de los choques en torno al importante oleoducto de Wadi Abida (este) volado días atrás por saboteadores, dijo un jefe tribal.

El gobierno de Yemen deploró ayer la evacuación de las embajadas occidentales ya que esto, dijo, beneficia a los intereses de los extremistas”, indicó la cancillería yemenita.

Yemen, país pobre de la península Arábiga que limita al norte con la riquísima Arabia Saudí, depende de sus pequelas exportaciones de crudo (300 mil barriles al día) para alimentar el presupuesto estatal.

Las crisis políticas y la inseguridad hacen que su economía esté al borde del desastre y los frecuentes sabotajes del oleoducto llevaron a las exportaciones de crudo a contraerse hasta 4.5 por ciento.

AGENCIAS