20 de febrero de 2013 / 02:19 p.m.

Estados Unidos insistió en que se respete la Constitución de Venezuela en caso que el mandatario Hugo Chávez quede "indefinidamente inhabilitado" para gobernar y destacó que una eventual transición de gobierno debe ser decidida por los venezolanos, afirmó hoy la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

Si Chávez, quien regresó el lunes de forma sorpresiva a Caracas más de dos meses después de ser operado de cáncer en Cuba, ""queda indefinidamente inhabilitado para gobernar, entendemos que la Constitución venezolana establece una nueva elección para designar un nuevo presidente"", dijo Nuland en conferencia de prensa.

Aunque, ""obviamente el tema de cómo tendrá lugar una transición es una decisión de los venezolanos"", agregó. Washington espera que una eventual elección sea ""libre, justa y equilibrada, con acceso libre para la prensa"", señaló.

Reelecto el 7 de octubre, Chávez no pudo tomar posesión el 10 de enero como dice la Constitución por encontrarse hospitalizado en La Habana tras la cuarta operación por cáncer a la que fue sometido en diciembre, y el Tribunal Supremo de Justicia avaló que lo hiciera en una fecha ulterior, decisión que fue criticada por la oposición.

Venezuela y Estados Unidos mantienen una tirante relación diplomática y desde 2010 carecen de sus respectivos embajadores, pese a que Caracas le vende casi un millón de barriles diarios de petróleo a Washington y que en meses recientes han tenido algunos contactos tendientes a mejorar los nexos.

Mientras, los venezolanos seguían sin ver a Hugo Chávez, casi 48 horas después de su regreso de Cuba, mientras en la noche se desconocía si el presidente boliviano, Evo Morales, de visita en Caracas, había podido ver al mandatario.

Chávez sigue internado en el Hospital Militar de Caracas, tras su regreso al país el lunes de madrugada procedente de Cuba, donde pasó más de dos meses hospitalizado por la recurrencia de un cáncer.

Morales, que hizo hoy una escala en Caracas previo a un viaje a Estados Unidos para tratar de ver a su aliado, se reunió con el vicepresidente Nicolás Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, pero no se sabe si visitó al mandatario en el hospital.

En un momento de la tarde, dos camionetas negras rodeadas de efectivos de los miembros de seguridad entraron en el recinto del hospital. Oficialmente, no se informó si se trataba de la comitiva de Morales. No obstante, una de las hijas de Chávez aseguró haberse encontrado con el mandatario boliviano.

""Hermoso encuentro con nuestro hermano Evo. Vino a darnos su apoyo y expresarnos el amor del pueblo boliviano. QUE SER humano! Gracias Evo!"", escribió en la red social Twitter María Gabriela, sin aclarar tampoco si los dos mandatarios pudieron encontrarse.

El equipo de prensa oficial presente en las afueras del recinto anunció en dos ocasiones la comparecencia de Maduro ante las cámaras, que finalmente no se produjo.

""Tenemos ganas de verlo por un momento, no queremos perjudicar su recuperación, pero muy contentos, el pueblo boliviano está alegre, contento, feliz, por el retorno de Chávez a Venezuela"", había dicho Morales a su llegada a Caracas. Morales viajó el pasado 22 de diciembre a La Habana, pero tampoco confirmó haber visto a Chávez.

Ninguno de los mandatarios y líderes latinoamericanos que han viajado a La Habana en los más de dos meses que Chávez permaneció allí afirman haber visto al mandatario venezolano. Por su parte, el gobernador del estado Aragua (norte), Tareck El Aissami, dijo que Maduro dio hoy a los líderes oficialistas detalles del "nuevo ciclo de tratamiento" del mandatario.

""El presidente tiene que cumplir con su tratamiento, nosotros al presidente Chávez no lo podemos exigir más nada"", dijo El Aissami al canal estatal VTV. El gobierno pidió también a los simpatizantes oficialistas tener paciencia y abandonar los alrededores del Hospital Militar, donde el lunes se concentró un gran grupo de personas, para no entorpecer el funcionamiento normal del centro.

En más de dos meses, al presidente venezolano ni se le ha visto en video o escuchado, mientras el gobierno ha ido publicando partes sobre su estado de salud y el pasado viernes divulgó las primeras fotografías del mandatario durante su convalecencia en Cuba, en las que se le veía sonriente junto a sus dos hijas mayores.

El mismo viernes el ejecutivo informó que Chávez respiraba por una cánula traqueal que le dificultaba temporalmente el habla, pero que era necesaria porque aún sufría "cierto grado" de insuficiencia respiratoria. Se desconoce la naturaleza y gravedad del cáncer de Chávez, por el que se ha sometido a cuatro operaciones, quimioterapia y radioterapia, casi exclusivamente en Cuba.

Al margen del tema médico, su regreso reabrió la discusión sobre dónde y cuándo debería producirse el acto de toma de juramento para el período 2013-2019 que ganó en los comicios de octubre pasado, una ceremonia que podría incluso hacerse en su habitación del hospital.

Constitucionalistas consideran que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que deberá tomar juramento a Chávez, puede constituirse en cualquier punto del territorio nacional y que la condición de magistrados de sus integrantes daría por sí misma el carácter público al acto independientemente de dónde se haga.

Mientras desde el chavismo se sostiene que el presidente tomará juramento "cuando esté bueno y sano", desde la oposición se insiste en que se debe cumplir ya con el acto, que según la Constitución debería haberse producido el pasado 10 de enero. El TSJ sentenció el 9 de enero que Chávez podía tomar juramento una vez que se recupere, considerando ese acto una formalidad innecesaria para un presidente reelegido.

Para el abogado constitucionalista Gustavo Tarre "el inmenso disparate" que, en su opinión expresada a Efe, significó tal sentencia, ha montado un escenario en el cual Chavez se puede juramentar "más o menos cuando quiera". El constitucionalista, Gerardo Blyde, alcalde opositor del municipio caraqueño Baruta, indicó al canal Globovisión, que la toma de juramento de Chávez "debería ser ya".

""El presidente regresó y si el tribunal sostiene que el presidente está hábil (...) para gobernar también tiene que estar hábil para juramentarse"", dijo y admitió que puede hacerlo "ante quien le dé fe pública a ese juramento y los magistrados del TSJ, nos guste o no", tienen tal potestad.

Adicionalmente, el partido democristiano Copei pidió a la MUD, la plataforma que aglutina a la oposición a Chávez, que defina ya al candidato que enfrentará a Maduro en caso de comicios adelantados.

""No podemos esperar al desenlace de la situación de salud del presidente y la convocatoria a elecciones para empezar el debate sobre quién debe ser el candidato"", dijo el presidente del partido democristiano, Roberto Enríquez. La celebración de elecciones presidenciales adelantadas está prevista en Venezuela en caso de muerte, renuncia o incapacidad física o mental del gobernante, entre otras causas.

Enríquez recordó que Chávez pidió en diciembre a sus seguidores votar por Maduro en caso de que su estado de salud le impida seguir gobernando, por lo que reclamó a la alianza de la variopinta oposición actuar ""con velocidad en virtud de que el mismo presidente anunció preventivamente"" cual era su candidato presidencial.

 EFE