16 de mayo de 2013 / 08:10 p.m.

Washington DC -Baltimore • El presidente de EU, Barack Obama, dijo hoy que la situación en Siria es un problema de la comunidad internacional en su conjunto e insistió en que su país no actuará en solitario para poner fin al conflicto.

"Continuaremos intentando movilizar a la comunidad internacional en su conjunto" para que el líder sirio Bashar al Assad se dé cuenta de que "ya no tiene legitimidad y se tiene que ir", afirmó Obama en una rueda de prensa conjunta en la Casa Blanca con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

El presidente estadunidense indicó que el objetivo último es avanzar hacia una transición política en Siria que permita que las instituciones sigan funcionando y que exista, al mismo tiempo, un organismo multiétnico y multirreligioso para lograr una Siria en paz y democrática.

Añadió que EU sigue recolectando pruebas sobre el uso de armas químicas en Siria, que la Casa Blanca ha considerado como "una línea roja".

"Mi intención es asegurarme de que presentamos todo lo que sabemos a la comunidad internacional como un motivo adicional (...) para ejercer toda la presión que pueda sobre el régimen de Assad y trabajar con la oposición para lograr una transición política", afirmó Obama.

Aseguró que Washington se reserva el derecho de tomar medidas adicionales en Siria más allá de la ayuda humanitaria que ha centrado la respuesta al conflicto hasta la fecha.

Hizo hincapié en que el arsenal de armas químicas en Siria amenaza no solo la seguridad de EU a largo plazo sino también la de sus aliados y los países vecinos.

"Este también es un problema internacional y confío en seguir trabajando con todas las partes involucradas, incluida Turquía, para encontrar una solución que logre la paz, estabilice la región, estabilice esas armas químicas", dijo Obama.

Destacó, con todo, que "EU no va a hacer eso por sí solo" y dijo estar convencido de que los socios estadunidenses en la región tampoco creen que el unilateralismo sea una buena opción en este caso.

EFE