AGENCIAS
24 de agosto de 2013 / 05:10 p.m.

Washington • La Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) estadunidense pagó sumas millonarias a empresas de internet como Facebook, Google, Microsoft y Yahoo para que éstas ajustaran su tecnología a las necesidades de los servicios secretos para los programas de vigilancia, reveló ayer el diario The Guardian en su versión online.

 

El periódico británico, que cita nuevos documentos facilitados por el ex técnico de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) y de la NSA Edward Snowden, señaló que de este modo se prueba por primera vez la vinculación entre estas empresas de internet y los programas de espionaje del gobierno de Estados Unidos.

 

La NSA también habría pagado a esas compañías para compensarlas por los costes vinculados a sus peticiones de vigilancia.

 

Estos gastos adicionales se debían a los nuevos requisitos exigidos por la Corte Fisa, creada por la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (Fisa) y encargada de autorizar y supervisar la actividad de la NSA, que declaró inconstitucional el programa en 2011.

 

La suspensión se produjo después de conocerse que la NSA interceptaba miles de correos que violaban la privacidad de personas sin relación con el terrorismo, lo que obligó a la agencia a cambiar la forma en que recolecta información electrónica.

 

A partir de entonces, la NSA comenzó a solicitar que la Corte Fisa firmase "certificaciones" anuales para garantizar un marco legal para estas operaciones de vigilancia, aunque estas solo se renovaban de manera temporal.

 

""Los problemas del año pasado tuvieron como resultado múltiples extensiones de las fechas de vencimiento de los certificados, lo que provocó gastos de millones de dólares a los proveedores del programa de vigilancia para implementar cada una de las siguientes extensiones, estos costes fueron a cargo de las Operaciones de Fuentes Especiales"", señala uno de estos documentos internos de la NSA fechado a finales de 2012 y proporcionado por Snowden al rotativo inglés.

El ex analista, quien actualmente se encuentra asilado en territorio ruso tras las pretensiones de EU de llevarlo a la justicia por revelar documentos secretos, explicó a The Guardian que este órgano de Operaciones de Fuentes Especiales es la “joya de la corona” ya que coordina todos los programas de espionaje que se basan en las "alianzas corporativas" con empresas de telecomunicaciones y proveedores de internet que ofrecen acceso a datos de comunicaciones.

 

Antes de divulgar las nuevas revelaciones, el diario londinense preguntó a varias de las compañías que estarían involucradas acerca de su rol en estos programas.

 

Un portavoz de Yahoo explicó que las "leyes federales exigen que el gobierno de EU reembolse a los proveedores por todos los costes incurridos para responder a todos los procedimientos legales obligatorios impuestos por el gobierno".

 

"Hemos solicitado estos reembolsos de acuerdo con la ley", afirmó Yahoo, aunque elude confirmar su participación y papel en estos programas de espionaje estadunidenses.

 

Por su parte, Facebook respondió, también a través de un portavoz, que "nunca recibió compensación en relación con su cumplimiento de una petición de datos del gobierno".

 

Microsoft y Google no se pronunciaron al respecto, señaló The Guardian, aunque esta última asegura no haber participado en el programa de vigilancia del gobierno, a pesar de que el nombre de la compañía aparece explícitamente en fragmentos de las actas de la NSA, como "PRISM-Provider" (proveedor de Prism).

 

Obama se deja saludar

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó ayer en una entrevista a la cadena CNN que confía en que no se abusa del vasto programa de vigilancia, pero admitió que los estadunidenses están “legítimamente” preocupados, esto antes de un viaje al municipio de Lenox en Pensilvania, donde visitó el restaurante Bingham’s, en donde saludó y posó para las fotos con los parroquianos.