4 de abril de 2013 / 09:15 p.m.

Ante la eventualidad también se comenzará a preparar una vacuna y se vigilará muy de cerca la situación en aquel país.

 Washington • La Casa Blanca vigila el brote de una nueva cepa de la gripe aviaria en China, dijo el jueves una portavoz, que señaló que el Gobierno estadunidense está preparado para ayudar a las autoridades sanitarias mundiales de ser necesario.

Por su parte, los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos dijeron que también monitorean el brote y que comenzarán a preparar una vacuna.

Se han registrado 14 casos confirmados del virus, una cepa llamada H7N9, en China, que causó la muerte de cinco personas, cuatro de ellas en el centro financiero de Shanghái.

Los CDC dijeron en su sitio de Internet que sigue la situación de cerca y que está coordinando con sus socios domésticos e internacionales.

Las autoridades sanitarias mundiales están en alerta. Pero hasta el momento no hay evidencia de que la gripe se esté extendiendo de persona a persona, lo que elevaría los temores de una pandemia.

Personal de seguridad nacional de la Casa Blanca está monitoreando el brote, dijo la portavoz Caitlin Hayden.

"En coordinación con expertos relevantes del Gobierno, estamos vigilando el brote y preparando una respuesta si se necesita", explicó.

Los CDC dijeron que están examinando la secuencia genética del virus y analizando su severidad. Esos procedimientos son "rutinarios" cuando se detectan nuevas cepas de gripe, agregaron.

"Los CDC están listos para asistir a la Organización Mundial de la Salud (OMC) y al Ministerio de Salud de China si es necesario", dijo Hayden.

REUTERS