12 de septiembre de 2013 / 07:45 p.m.

 El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, John Kerry, dijo hoy que "las palabras" del régimen de Bashar Al Asad sobre su voluntad de renunciar a sus armas químicas "no son suficientes" y que espera trabajar con Rusia para que esto realmente suceda.

Kerry y el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, realizaron sendas declaraciones antes de dar inicio a una reunión bilateral para discutir sobre la propuesta de Moscú de poner las armas químicas de Siria bajo supervisión internacional.

Sobre la petición de hoy del gobierno de Siria para adherirse a la Convención Internacional sobre la Prohibición de Armas Químicas, Kerry recordó que en este caso Damasco no puede pretendercumplir con "un proceso estándar debido a la manera en que el régimen se ha comportado, negando la existencia de estas armas".

Kerry agregó que ha llegado a Ginebra para "juntos (con Rusia) poner a prueba la voluntad del régimen sirio de cumplir con sus promesas" y enfatizó que aunque EU está comprometido en la vía de las negociaciones, mantiene abierta la opción militar como medio de presionar al régimen sirio.

"Sólo la amenaza creíble de la fuerza ha llevado al régimen a reconocer por primera vez que tiene un arsenal y que está dispuesto a renunciar a él", sostuvo el secretario de Estado estadunidense.

Sin adelantar los detalles de la propuesta rusa, consideró que la mejor alternativa es retirar "juntas" todas las armas químicas que haya en Siria, así como determinar -con Lavrov y los expertos en esta cuestión que les acompañan- "la capacidad real de ponerlas bajo control internacional, sacarlas de Siria y destruirlas para siempre".

Kerry dijo que éste es un momento histórico en los esfuerzos contra la proliferación de armas de destrucción masivas: "si lo logramos se salvarán vidas y se reducirán las amenazas a la región".

Para ello, dijo que el plan que discutirá hoy y mañana con Lavrov para acabar con las armas químicas en Siria "tiene que ser real, integral, verificable, creíble, oportuno y capaz de ser implementado en un periodo apropiado". Asimismo, enfatizó, "debe haber consecuencias" si el régimen de Bahar Al Asad no cumple con sus compromisos.

"Las expectativas son altas, para nosotros y seguramente también para Rusia", dijo el responsable estadunidense de Asuntos Exteriores.

Por su parte, el canciller ruso, Serguei Lavrov, declaró antes en la rueda de prensa con Kerry que una solución a la cuestión del arsenal químico de Siria "hace inútil un ataque" a ese país.

"Partimos del principio de que la solución de este problema hace inútil un ataque a Siria. Estamos convencidos de que nuestros socios estadunidenses prefieren de lejos una solución pacífica a este problema", declaró antes de la reunión con Kerry en Ginebra.

 — EFE, AFP