7 de mayo de 2013 / 03:01 a.m.

Washington DC -Baltimore • El gobierno de Estados Unidos no está dispuesto a vincular las negociaciones para la liberación del estadunidense Alan Gross, preso en Cuba, con las de los cuatro cubanos encarcelados en este país bajo acusaciones de espionaje, dijo un funcionario del Departamento de Estado.

"El caso de los agentes cubanos no tiene nada que ver con la situación de Alan Gross. No se pueden ligar estos dos casos", señaló el funcionario, que pidió el anonimato, en respuesta a unas declaraciones del canciller de Cuba, Bruno Rodríguez.

Desde Brasilia, donde se encuentra de visita oficial, Rodríguez aseguró que Cuba ha ofrecido "iniciar conversaciones serias y respetuosas" sobre el caso de Gross, retenido en la isla desde fines de 2009 acusado de difundir tecnología militar entre opositores al Gobierno de Raúl Castro.

No obstante, subrayó que esas negociaciones deberían "tomar en cuenta las preocupaciones humanitarias" de La Habana por los cuatro cubanos que permanecen presos en Estados Unidos. por supuesto espionaje y que forman parte del grupo conocido en Cuba como "Los Cinco".

El funcionario estadunidense evitó precisar si Washington ha recibido una oferta como la que describió el canciller cubano, pero subrayó que el Departamento de Estado "no puede negociar la libertad de Alan Gross", al que considera inocente.

"Creemos que se le debe poner en libertad inmediatamente", subrayó.

"Pero estamos muy dispuestos a escuchar las ideas del Gobierno cubano respecto a la posible liberación de Alan Gross", matizó.

La Habana ha insinuado en varias ocasiones la posibilidad de hacer un canje entre Gross y "Los Cinco", pero Estados Unidos siempre se ha negado, porque mantiene que los agentes cubanos son espías y Gross es simplemente un trabajador humanitario que trataba de proporcionar acceso a Internet a comunidades judías en la isla.

Por su parte, Cuba considera que Gross trataba de "alterar el orden constitucional del país", mientras que los cinco cubanos fueron "condenados en forma injusta y sin las debidas garantías del proceso" jurídico, tal y como reiteró hoy Rodríguez.

René González, el quinto miembro del grupo condenado, pasó trece años en una prisión estadounidense, de la que salió el 7 de octubre de 2011 para cumplir tres años de libertad supervisada dentro de Estados Unidos., y el 22 de abril viajó a Cuba para asistir a los funerales por la muerte de su padre.

El pasado viernes, un tribunal federal de Florida le autorizó a quedarse de forma definitiva en Cuba, después de renunciar a su ciudadanía estadounidense.

Por el momento, el Gobierno estadounidense no ha reaccionado a esa decisión judicial, debido a que González "todavía es ciudadano estadounidense" y las autoridades no tienen "permiso para hablar de su caso bajo la ley de privacidad", indicó el citado funcionario.

EFE