5 de abril de 2013 / 06:01 p.m.

El presidente de Uruguay, José Mujica, evadió hoy el escándalo que provocó al insultar a la presidenta Cristina Fernández y a su fallecido esposo y antecesor, Néstor Kirchner, a quienes calificó como "vieja" y "tuerto".

""Si bien la historia nos separó, nada ni nadie puede descuajar nuestra historia"", dijo el mandatario este viernes durante un mensaje radial en Uruguay, pero evitó aclarar si se refería a la relación bilateral que entró en un estado de tensión.

Mujica aseguró: ""Pertenecemos al grupo de esos pueblos, tenemos que andar bien con la humanidad, pero en primer término, con los pueblos que nacieron en la primer matriz. Y nada ni nadie podrá separarnos. Definitivamente"".

La víspera, Mujica desató una crisis política al afirmar que "esta vieja es peor que el tuerto", en referencia a la presidenta argentina y a Kirchner, quien murió en octubre de 2010.

El presidente habló antes de un acto oficial de manera informal, sin darse cuenta de que los micrófonos estaban abiertos, pero a los pocos minutos sus dichos ya se habían difundido a nivel internacional.

""Para conseguir algo de Argentina hay que recostarse un poco a Brasil, el tuerto era más político, ésta es terca. No sabe lo que está haciendo"", afirmó.

Cuando el tema ya era objeto de discusión en ambos países, Mujica advirtió que no iba a disculparse ni a hacerle caso a los medios porque él no había hablado "públicamente" de Argentina.

Sin embargo, el malestar en Argentina se reflejó en un duro comunicado en el que la cancillería manifestó "un profundo malestar" y advirtió que la presidenta no se iba a referir al tema.

El escrito lamentó ""los comentarios denigrantes que ofenden la memoria y la investidura de una persona fallecida, que no puede replicar ni defenderse"", y dichos ""por alguien a quien el Dr. Kirchner consideraba su amigo"".

""La Cancillería considera que las históricas relaciones que han unido a nuestros países no deberían ser afectadas por expresiones que ofenden a quienes representaron y representan a la República Argentina y a su pueblo"", añadió.

Este nuevo episodio recordó el escándalo que en 2002 provocó el entonces mandatario uruguayo Jorge Batlle al asegurar que ""la situación argentina es un problema de los argentinos: una manga de ladrones desde el primero hasta el último"".

Batlle, quien al igual que Mujica también habló sin darse cuenta de que era grabado, tuvo que pedir perdón al gobierno argentino que encabezada Eduardo Duhalde, pero la relación quedó maltrecha y evidenció los eternos reclamos de Uruguay hacia el país vecino.

 NOTIMEX