— NOTIMEX
5 de septiembre de 2013 / 02:52 p.m.

Ciudad del Vaticano • El Papa Francisco exigió a los presidentes miembros del Grupo de los 20 (G-20) abandonar "toda vana pretensión" de intervenir militarmente en Siria, en una carta dirigida al mandatario ruso Vladimir Putin y divulgada hoy aquí.

La sala de prensa del Vaticano distribuyó el texto de la misiva, fechada el 4 de septiembre y enviada a Putin con motivo de la cumbre de San Petersburgo que comenzó este jueves

"Los líderes de los Estados del G-20 no permanezcan inertes ante los dramas que vive ya desde hace demasiado tiempo la querida población siria y que corren el riesgo de llevar nuevos sufrimientos a una región tan atormentada y necesitada de paz", escribió el pontífice.

 

"A todos ellos y a cada uno de ellos dirijo un sentido llamado para que ayuden a encontrar caminos para superar las diversas contraposiciones y abandonen toda vana pretensión de solución militar", agregó.

 

Jorge Mario Bergoglio constató que "demasiados intereses" de parte han prevalecido desde el inicio del conflicto sirio, impidiendo encontrar una solución que evitase la "inútil masacre" de inocentes.

 

Pidió a los líderes de las potencias un "nuevo empeño" para perseguir, "con valentía y determinación", una solución pacífica a través del diálogo y la negociación entre las partes interesadas, con el apoyo concordado de la comunidad internacional.

 

Advirtió además que es un deber moral de todos los gobiernos del mundo favorecer toda iniciativa encaminada a promover la asistencia humanitaria a aquellos que sufren a causa del conflicto, dentro y fuera del país.

 

Según el Papa, los conflictos armados constituyen siempre la deliberada negación de toda posible concordia internacional, creando divisiones profundas y lacerantes heridas que exigen muchos años para cerrarse.

 

"Por desgracia los muchos conflictos armados que aún hoy afligen el mundo nos presentan, todos los días, una dramática imagen de miseria, hambre, enfermedades y muerte", aseguró.

 

"Sin paz no existe algún tipo de desarrollo económico. La violencia no lleva nunca a la paz, condición necesaria para tal desarrollo", estableció.