AGENCIAS
14 de julio de 2013 / 04:21 p.m.

La Paz • El presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció ayer que los sistemas de inteligencia de Estados Unidos espían los correos electrónicos de las "máximas autoridades" de su gobierno y reiteró su disposición de dar asilo a Edward Snowden.

"Esos agentes de inteligencia de Estados Unidos tienen correos electrónicos de nuestras máximas autoridades de Bolivia", afirmó Morales durante un acto público en un poblado andino, y dijo que tuvo noticias de ello en Montevideo, en la cumbre de Mercosur.

El mandatario boliviano precisó que la información se la facilitaron "algunos presidentes amigos", sin especificar cuáles, en la cita en Uruguay, donde el canciller argentino Héctor Timerman, también denunció espionaje a más de cien funcionarios de su país.

Morales acotó que "hacen espionaje, seguimiento para intervenir, para una intervención, para una dominación. Y ¿para qué quieren dominar?, para adueñarse de nuestros recursos naturales, esa es la historia".

El gobernante boliviano dijo que antes de ser presidente en 2006 poseía un correo electrónico, pero algunos de sus allegados le recomendaron no usar ese sistema de mensajería por internet por el riesgo de que las comunicaciones fueran interceptadas.

"Me han recomendado que no use (correo electrónico) y (lo) he cerrado, he hecho caso", remachó.

El gobernante también sostuvo que Estados Unidos gasta cada año 75 mil millones de dólares en inteligencia y para ilustrar el tamaño de esa cifra ante sus seguidores campesinos e indígenas, la comparó con los 14 mil millones de dólares que tiene Bolivia en total como una reserva monetaria internacional en el Banco Central.

Las revelaciones del mandatario boliviano surgen un día después de que Mercosur expresara su solidaridad con él, tras haber sido bloqueado la semana pasada por Francia, Italia, España y Portugal para usar su espacio aéreo, en su viaje de Moscú a La Paz, por sospechas de que transportaba a Snowden, buscado por Washington.

La cumbre de Mercosur también decidió llamar en consulta a sus embajadores en los cuatro países europeos y criticó a EU por desarrollar un plan de espionaje mundial y en Latinoamérica con especial énfasis en Brasil, México y Colombia

El avión presidencial boliviano se vio obligado a aterrizar en Viena, donde estuvo un día, tras lo cual las cuatro naciones decidieron nuevamente darle luz verde para volver al país sudamericano, luego del desmentido de La Paz de que la nave transportaba a Snowden.

"No puedo entender lo que pasó en Europa, no soy muy sereno, pero después de tres días, después de volver acá, recién me he asustado" por la posibilidad real de que la nave no tuviera donde aterrizar, afirmó el gobernante.

"Podía pensar volver a Rusia, pero el combustible era un problema, para Viena alcanzaba el combustible, (pero) si no nos permitía Viena para aterrizar, imagínense qué hubiera sido del avión de la presidencia", afirmó Evo Morales.

"Ahora veo que Viena, Austria, me salvó la vida", indicó el gobernante, quien agradeció a todas las autoridades austríacas por las facilidades que le dieron.

Proteger a Snowden

Bolivia, junto a Venezuela y Nicaragua, accedió dar asilo a Snowden, ex asesor informático de la poderosa Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), buscado por la justicia estadunidense acusándolo de espionaje por filtrar información de inteligencia a la prensa.

El líder socialista reiteró que le daría a Snowden ese beneficio diplomático, cumpliendo "normas internacionales y acuerdos internacionales".

Para el gobernante boliviano,"no es ningún delito" la denuncia del ex analista y criticó que Estados Unidos espíe hasta a sus aliados europeos.

Morales agregó que EU hace "amenazas" a los países que como Bolivia ofrecen asilo al ex analista, pero remarcó que Washington no tiene moral para hacer críticas porque el territorio estadunidense “es una cueva de delincuentes”.