30 de noviembre de 2013 / 12:16 a.m.

California.- Un ex infante de Marina estadounidense nacido en México que esperaba a ser enjuiciado en California por seis homicidios, incluso el de cuatro indigentes, murió después de consumir detergente en su celda, informó su abogado el viernes.

Michael Molfetta dijo que Itzcóatl Ocampo, de 25 años, al parecer acumuló la sustancia para limpieza con el paso del tiempo mientras estuvo preso. Agregó que su deceso levanta dudas sobre los agentes que supervisaban al recluso, quien tenía problemas mentales.

Jeff Hallock, de la policía del condado de Orange, dijo que Ocampo fue encontrado temblando y vomitando en su celda individual el miércoles y que fue trasladado a un hospital, donde falleció el jueves por la tarde.

No se dio a conocer de inmediato la causa de la muerte y las autoridades dijeron que realizarán una autopsia en los próximos días. La fiscalía del condado de Orange investigará lo sucedido y los resultados de la autopsia que hará un patólogo independiente se esperan para mediados de la próxima semana, detalló Hallock.

"Si pasabas tres minutos con Ocampo podías darte cuenta que tenía algunos problemas mentales. Estos eran graves y obvios y definitivamente no eran planeados" , señaló Molfetta. "Dicho esto, este individuo tenía que estar bajo el mayor nivel de seguridad y no lo estuvo" .

Marie Middaugh, madre de Lloyd "Jimmy" Middaugh, una de las víctimas, dijo el viernes por teléfono que sintió alivio al enterarse de la muerte de Ocampo.

El mexicano fue acusado de apuñalar a cuatro indigentes en lo que los fiscales describieron como una juerga de homicidios a finales de 2011 y comienzos de 2012, sólo por la emoción de matar. Ocampo los atacaba porque eran vulnerables y porque sentía que eran una plaga de la comunidad, dijeron las autoridades.

En enero de 2012 fue acusado de cuatro asesinatos. Tres de las víctimas fueron apuñaladas más de 40 veces cada una con un cuchillo de al menos 17 centímetros de largo (7 pulgadas) . En un caso, los fiscales dijeron que Ocampo eligió como víctima a un indigente que salió en un artículo de Los Angeles Times sobre los asesinatos.

El mexicano, que fue dado de baja de la Marina en 2010, también estaba acusado de matar a la madre y el hermano de un ex compañero de clases en octubre de 2011.

En ese tiempo su familia dijo que Ocampo tenía problemas desde que regresó de Irak en 2008 y que dos veces por semana iba a visitar la tumba de un amigo que murió en combate en Afganistán. También comenzó a beber mucho y sufría de jaquecas y temblores en la mano.

Sus padres se separaron en 2010 y su padre se volvió indigente después de perder el empleo. Ocampo lo visitaba en las calles y le advirtió sobre los peligros de ser un mendigo. Incluso le mostró la foto de uno de los hombres muertos.

Según las autoridades, en marzo de 2012 Ocampo fue puesto bajo vigilancia por intento de suicido después de que golpeara su cabeza contra un retrete de metal en la prisión. Le dijo a su abogado que estaba tratando de detener las voces que escuchaba, jaquecas y tics.

AP