21 de abril de 2013 / 02:44 a.m.

El primer ministro de China, Li Keqiang, recorrió varias zonas afectadas por el terremoto de 7.0 grados Richter que sacudió a la provincia de Sichuan, el cual hasta ahora ha dejado al menos 162 muertos y más de seis mil 700 heridos.

De acuerdo con la agencia china de noticias Xinhua, Li pidió a los militares, policías, socorristas y demás personal que participa en las labores de rescate, no escatimar esfuerzos ni perder tiempo a fin de salvar la mayor cantidad de vidas posibles.

En el lugar del epicentro, el condado de Lushan de la ciudad de Ya'an, Li visitó refugios, hospitales, tiendas de campaña y caminó sobre montones de ruinas.El jefe de gobierno chino expresó sus condolencias a familiares de las víctimas y a los sobrevivientes.

Li pidió a los funcionarios locales "revisar casa por casa y hacer el máximo esfuerzo para salvar vidas, siempre que quede un rayo de esperanza", además de "desplegar personal médico capaz de tratar y curar a los heridos".

El primer ministro ordenó que los servicios de ferrocarriles y demás transportes públicos hagan todo lo posible para facilitar el traslado de tiendas de campaña, mantas y materiales de auxilio a la zona afectada por el sismo.

Asimismo, los vehículos particulares deben dar paso a las unidades de rescate y equipos médicos para que puedan llegar a los lugares que los necesitan.El terremoto ocurrió a las 08:02 horas locales del sábado (00:02 GMT).

Notimex