AP
15 de agosto de 2016 / 03:03 p.m.

BOSTON.- ¿Qué tanto de la figura pública de John F. Kennedy moldeó su esposa, Jacqueline?

Bastante, según un nuevo documental, JFK: Fact and Fable, que se estrena el viernes en la plataforma de streaming CuriosityStream.

La película estudia el papel que la primera dama desempeñó en la formación de una presidencia moderna al popularizar la imagen del Camelot.

Un hecho poco conocido: Jackie O. estuvo detrás del look moderno del Air Force One. Convenció al gobierno de que escribiera Estados Unidos de América en el avión.

La elegante primera dama, quien murió en 1994, también redecoró la Oficina Oval, dándole un nuevo ambiente elegante pero acogedor mediante la adición de sofás y sillones cómodas y abriendo la chimenea. Y creó el muy cuidado Jardín de Rosas que hoy se mantiene en la Casa Blanca.

"Jackie Kennedy es la responsable de crear el legado de los Kennedy", dijo Noah Morowitz, el productor ejecutivo del filme.

"Dedicó gran parte de su vida a "hacer de él el gran presidente que tanto quería ser. Aunque por años se la ha considerado como una referencia de la cultura y de la moda, su influencia histórica de hecho va mucho más allá", agregó Morowitz.

JFK: Fact and Fable también explora cómo Jackie se puso a trabajar para preservar y orquestar el legado del 35to presidente a escasos días de su asesinato en Dallas el 22 de noviembre de 1963. El primer paso fue insistir en que el funeral de JFK fuera igual al adiós que Estados Unidos le dio a Abraham Lincoln, una orden que pareció diseñada a vincular por siempre a ambos mandatarios asesinados en la consciencia de la nación.

La película combina imágenes de archivo y fotografías de JFK y su familia con comentarios del historiador y escritor Thurston Clarke y de Larry Sabato, un biógrafo de Kennedy que dirige el Centro de Política de la Universidad de Virginia.

El eslogan de la cinta suena audaz: "El JFK que recordamos es el que Jackie creó", pero cubre un terreno bien documentado por la Biblioteca y Museo Presidencial John F. Kennedy en Boston.

La película se suma a una amplia filmografía sobre JFK que subraya el hechizo perdurable de los Kennedy aún 53 años después de su muerte.