27 de noviembre de 2013 / 06:51 p.m.

ROMA.- El Senado italiano expulsó este miércoles del Parlamento al tres veces ex primer ministro Silvio Berlusconi por haber sido declarado culpable de fraude fiscal, poniendo fin a sus dos décadas en el legislativo, pero no a su carrera política.

Berlusconi advirtió que la decisión sin precedentes avergonzaría a Italia en el plano internacional. Mantuvo su actitud desafiante antes de la votación y declaró el miércoles un "día de duelo por la democracia" ante miles de partidarios que lo vitoreaban y ondeaban banderas frente a su palacio en Roma.

A pesar de que Berlusconi no tendrá un escaño en el Parlamento, se prevé que conservará su influencia en la política italiana. Ha relanzado su partido Forza Italia, y los analistas calculan que aún tiene millones de simpatizantes.

Mientras sus abogados estudian recursos judiciales y sus aliados pasan a la oposición, los seguidores de Berlusconi se concentraron frente a su palacio, un acto que los analistas consideraron parte del inicio de la próxima campaña electoral.

"Hoy están brindando porque pueden llevar a un adversario, del que dicen es un amigo, al pelotón de fusilamiento", dijo Berlusconi. "Es el día que esperaban desde hace 20 años".

Prometió continuar en su papel de dirigente político, citando el ejemplo de otras personalidades que no están en el Parlamento como Beppe Grillo, fundador del Movimiento Cinco Estrellas, y Matteo Renzi del Partido Demócrata, al que muchos consideran futuro candidato a premier.

"Desde afuera del Parlamento podemos seguir peleando por nuestra libertad", dijo Berlusconi.

Sus simpatizantes pudieron disfrutar de un video de los grandes éxitos políticos de Berlusconi en una carrera que comenzó en 1994, cuando llegó al poder por primera vez al frente de un partido que toma su nombre del coro con que los fanáticos alientan a la selección italiana de fútbol. Dijo que aunque ya no sea senador, será una fuerza a tener en cuenta.

"Para nosotros siempre estará ahí", dijo Marilda Antonello, quien llevaba una pancarta con la leyenda, "La ley no es igual para todos. Justicia enferma".

"Es nuestro único líder. Es el único hombre que puede llevar Italia hacia adelante", dijo.

La votación en el Senado deriva de una ley de 2012 según la cual una persona condenada a más de dos años de prisión no puede ejercer un cargo público durante seis años. Sus abogados cuestionan la constitucionalidad de la ley y la apresurada expulsión mientras aún hay cargos pendientes.

AP