AP
19 de febrero de 2016 / 03:36 p.m.

Nueva York.- Harper Lee, la evasiva novelista cuyo retrato desde una perspectiva infantil de una injusticia racial en un pequeño pueblo del sur de Estados Unidos plasmado en su novela "Matar a un ruiseñor" y que se convirtió en lectura obligada para millones de jóvenes y en una película ganadora del Oscar, ha muerto. Tenía 89 años.

Lee murió pacíficamente el viernes, informó la editorial HarperCollins en un comunicado. La editorial no proporcionó otros detalles sobre el deceso.

"El mundo sabe que Harper Lee era una escritora brillante, pero lo que muchos desconocían es que era una mujer extraordinaria de gran júbilo, humildad y bondad. Vivía la vida de la manera que ella quería, en privado, rodeada de libros y las personas que la amaban", dijo Michael Morrison, director de HarperCollins Estados Unidos, en el comunicado.

La mayor parte de su vida Lee dividía su tiempo entre Nueva York, donde escribió su novela en la década de 1950, y su natal Monroeville, Alabama, la cual inspiró al Maycomb ficticio de su libro.

"Matar a un ruiseñor", "To Kill a Mockingbird" en su título original y publicada en 1960, es la historia de una niña apodada Scout que crece en un pueblo sureño de la época de la Gran Depresión. Un hombre negro es injustamente acusado de violar a una mujer blanca y el padre de Scout, el decidido abogado Atticus Finch, lo defiende a pesar de las amenazas y el desprecio de muchos.

El libro rápidamente se convirtió en un éxito de ventas, ganó el Premio Pulitzer y fue llevado al cine en una película memorable de 1962 con Gregory Peck, quien ganó un Oscar por su retrato de Atticus. A medida que crecía el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, la novela inspiró a toda una nueva generación de abogados, fue asignada en las secundarias de todo el país y se convirtió en una opción popular para los programas de lectura de las ciudades e incluso a nivel nacional.