— AGENCIAS
5 de septiembre de 2013 / 01:02 p.m.

Brasilia  • Las explicaciones sobre las acusaciones de espionaje en Brasil dadas hasta ahora porEstados Unidos fueron “falsas”, dijo el ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo, que aún espera nuevos esclarecimientos de Washington.

“Todas las explicaciones dadas, desde el inicio de esos episodios, se revelan falsas, las que recibimos de la embajada estadunidense y las que nuestros equipos recibieron en la visita (de funcionarios brasileños) a Estados Unidos” en agosto, dijo Bernardo a periodistas la noche del martes, según la estatal Agencia Brasil.

 

El gobierno brasileño pidió explicaciones a Washington luego que el diario O Globo divulgara en julio que Brasil formó parte de una red de 16 bases de espionaje operadas por los servicios de inteligencia estadunidenses, que habrían interceptado millones de llamadas telefónicas y correos electrónicos.

 

El lunes, el gobierno brasileño pidió nuevas explicaciones rápidas, “formales y por escrito” después de que el canal Globo divulgara que las comunicaciones de la presidenta Dilma Rousseff fueron interceptadas.

 

Brasil ya había indicado no estar satisfecho con las explicaciones iniciales de EU, que sostiene se trata de una manera de luchar contra el terrorismo y aseguró no haber espiado comunicaciones de personas concretas.

 

“Es más grave de lo que parecía a primera vista”, dijo Bernardo. “Es espionaje de caráctercomercial, industrial, e interés (de Estados Unidos) en saber de cuestiones como el presal (los grandes yacimientos petroleros descubiertos en aguas brasileñas) y otras de peso económico y comercial”, completó el ministro.

 

Sin embargo, dijo que la solución debe ser diplomática. “Somos amigos, tenemos relaciones diplomáticas hace 200 años, y la diplomacia es el camino para resolver eso”, sostuvo.

 

Rousseff tenía previsto realizar su primera visita oficial a EU en octubre, la primera ofrecida por el presidente Barack Obama a un líder extranjero este año, pero ahora se desconoce si la cumplirá.

 

Rousseff se encuentra actualmente en San Petersburgo (Rusia), en la Cumbre del G20 de grandes naciones emergentes y desarrolladas, que se llevará acabo hoy y mañana y en la que saldrán importantes acuerdos para la economía y las finanzas globales a pesar de que el conflicto sirio se ha filtrado en la agenda.

 

El canciller brasileño, Luiz Alberto Figueiredo, dijo el lunes que Brasil pretende discutir el tema del espionaje con países desarrollados y de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).