11 de diciembre de 2013 / 11:05 p.m.

Dallas.- La defensa del reo mexicano Edgar Tamayo Arias, cuya ejecución está programada en Texas para el 22 de enero próximo, solicitó hoy a la Junta de Perdones y Libertades Condicionales del estado conmutar su sentencia por cadena perpetua.

Los abogados arguyeron en favor del reo, de 45 años, su condición de salud mental y la violación de sus derechos como extranjero.

Tamayo, originario de la comunidad de Miacatlán, en el estado mexicano de Morelos, fue condenado por el asesinato del policía Guy P. Gaddis, cometido en Houston, Texas, el 31 de enero de 1994.

El reo es uno de los 51 mexicanos sentenciados a muerte en Estados Unidos que están amparados por un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que ordenó revisar sus casos, porque Washington incumplió sus garantías como ciudadanos extranjeros.

En un documento de 28 páginas, la defensa encabezada por la abogada Sandra Babcock pidió que la Junta se asegure de que el gobierno de Texas cumpla su promesa de garantizar la revisión de los casos de los reos mexicanos cuyos derechos consulares fueron vulnerados.

Texas no sólo ha incumplido esa promesa, sino que se ha opuesto a dicha revisión en cada oportunidad que se ha presentado, escribió Babcock.

Las autoridades de Texas han ejecutado ya a dos mexicanos incluidos en el fallo de la CIJ: José Ernesto Medellín, en mayo de 2008, y Humberto Leal, en julio de 2011; y ha rechazado las peticiones del Departamento de Estado para una revisión de los casos.

"Ninguna Corte ha considerado alguna vez si a Tamayo se le hizo daño por la omisión de Texas en informarle de su derecho de contactar al consulado mexicano en el momento de su detención", indicó Babcock, quien agregó que el reo muestra retraso mental, y que en el momento de su detención hablaba poco inglés.

Por lo tanto, la asistencia del consulado mexicano habría ayudado a sus abogados a presentar pruebas atenuantes que sólo estaban disponibles en México, y obtener una sentencia diferente.

Babcock solicitó a la junta celebrar una audiencia pública para analizar el caso de Tamayo y recomendar al gobernador la conmutación de su sentencia.

Bajo las leyes de Texas, la junta de siete integrantes debe revisar los casos de los reos con fecha de ejecución y decidir si recomiendan o no al gobernador conmutar la sentencia, y usualmente esta revisión se realiza sin reunirse, y cada uno vota a distancia.

En toda su historia, la junta sólo ha celebrado una audiencia pública y ha solicitado al gobernador conmutar la sentencia de muerte únicamente en un par de ocasiones.

Notimex